Ángel Collado Schwarz

Tribuna Invitada

Por Ángel Collado Schwarz
💬 0

“Despacito” no es Puerto Rico

El video musical “Despacito”, con su pegajoso ritmo, es el primero que rompe la barrera de los 3,000 millones de “views” en YouTube.

Si bien la canción ha logrado un merecido reconocimiento en su género y escalado niveles internacionales nunca antes alcanzados, ¿le conviene a Puerto Rico asociarse con los visuales y letra de “Despacito” y que esa sea la cara de esta nación caribeña ante el mundo?

El turista objetivo (“target”) de clase media alta proviene mayormente de Estados Unidos, pues por el mercado europeo la isla no puede competir en gran escala con Cuba y República Dominicana, países que ofrecen precios, rutas y visados más convenientes.

Desde las campañas publicitarias del legendario David Ogilvy, la imagen que se ha vendido de Puerto Rico muestra una naturaleza cautivadora, un Viejo San Juan mágico, una cultura diversa desde el folklore hasta Pablo Casals y un país en desarrollo con una industria turística emprendedora.

En época más reciente se utilizaron portavoces como José Ferrer, Raúl Juliá, Mike Benítez, Chi Chi Rodríguez, Gigi Fernández, Francisco Rodón, Justino Díaz y hasta el editor de comida del “New York Times”, Craig Claiborne, exaltando la cocina puertorriqueña.

“Despacito” se desarrolla en la barriada “La Perla”, inmortalizada por Oscar Lewis en “La Vida” y René Marqués en “La Carreta”.

¿Es una buena idea asociarse y proyectar a ese Puerto Rico en lugar de sus hermosas playas, el Viejo San Juan, el Yunque y las bahías fosforescentes? ¿Está preparada la barriada para recibir a turistas que quieran divagar por el dramático malecón mostrado en el video?

¿Es la mejor cara de Puerto Rico la de jóvenes bailando y perreando en las calles en horas laborables mientras niños disfrutan de la diversión y el ocio y adultos escuchan la radio holgadamente o juegan dominó? ¿No contrastan estos visuales festivos con la realidad de un país que atraviesa por su peor crisis socioeconómica con altos niveles de desempleo, deserción escolar, corrupción, enfermedades mentales y clamando una crisis humanitaria?

La letra de la canción incluye estas expresiones: “Quiero desnudarte a besos despacito”, “Que le enseñes a mi boca tus lugares favoritos”, “Déjame sobrepasar tus zonas de peligro hasta provocar tus gritos”, “Sabes que esa beba está buscando de mi bambam”, “Quiero, quiero, quiero ver cuánto amor a ti te cabe”, “Esta belleza es un rompecabezas pero para montarlo aquí tengo la pieza” y “Vamos a hacerlo en una playa en Puerto Rico hasta que las olas griten ay bendito”.

¿Es este el lenguaje y valores a los que se deben exponer a los niños y niñas puertorriqueñas y a familias visitantes?

Puerto Rico no puede competir con La Habana o Madrid como destino musical hispano. En estas capitales la música en vivo es parte de la vida nocturna. Puerto Rico tuvo su momento musical dorado cuando los hoteles ofrecían música local en vivo y el Club Caribe presentaba espectáculos con Lucecita Benítez, Nydia Caro, Tony Croatto y Marco Antonio Muñiz. El Viejo San Juan tenía una oferta que incluía el Ocho Puertas, La Tahona, La Tea, el Primitivo y Sand and the Seas, entre otros.

En la década del cincuenta, el éxito alcanzado por el musical “West Side Story” estableció un estereotipo negativo del puertorriqueño ante el mundo. Aunque Chita Rivera en Broadway y Rita Moreno en Hollywood alcanzaron la cúspide artística, su asociación con la trama impidió juiciosamente convertirlas en la imagen de la isla.

Los visuales y la letra de “Despacito” no enaltecen la imagen de la isla. Asociarlos con la cara de Puerto Rico ante el mundo dramatiza una superficialidad e improvisación de los proponentes y un desconocimiento de las raíces, virtudes y valores de la nación puertorriqueña.

Otras columnas de Ángel Collado Schwarz

jueves, 1 de noviembre de 2018

Las enseñanzas de Israel

El profesor Ángel Collado Schwarz cita avances de Israel en el campo de la alta tecnología, la medicina y otros que representan enseñanzas para otros pueblos

jueves, 27 de septiembre de 2018

El cáncer de la corrupción

El profesor Ángel Collado Schwarz plantea que está en manos de los ciudadanos honestos forzar a la clase política para que ponga en vigor amplias medidas para combatir la corrupción como las recomendadas desde 2015 por la Comisión de Derechos Civiles

jueves, 30 de agosto de 2018

La colonia 120 años después

El profesor Ángel Collado comenta un ensayo sobre la relación colonial de Puerto Rico con los Estados Unidos, escrito en 1998 por el exsecretario de Justicia, José Trías Monge, y destaca la pertinencia de esa reflexión al presente

💬Ver 0 comentarios