Silverio Pérez

Tribuna Invitada

Por Silverio Pérez
💬 0

Destapemos la olla de hipocresía

Mientras en Puerto Rico se brega con la crisis que ha destapado el huracán María, en Estados Unidos se ha desatado con fuerza huracanada el asunto del hostigamiento sexual de parte de hombres en posiciones de poder y ya son varios los caídos en desgracia.

Pero, tal y como me preocupa que en nuestra isla no utilicemos la crisis para reconstruir un nuevo país sobre bases verdaderamente sólidas, veo en la discusión de los casos de hostigamiento sexual una oportunidad desperdiciada para discutir en profundidad el asunto de la relación entre hombres y mujeres desde una perspectiva honesta y reconstructiva.

Cuando se convierten casos como el del candidato al Congreso de los Estados Unidos, Roy Moore, de Alabama, en una noticia que de inmediato dibuja en la arena la raya que divide a demócratas y republicanos, el fanatismo político se traga la esencia de lo que hay verdaderamente detrás, y una vez deje de ser noticia, porque perdió o ganó la elección, ya no se toca el tema. Hasta que venga el próximo caso que se convierta en noticia.

Es necesario destapar esa olla de grillos y que salga la hipocresía, la contradicción, la falsedad de valores y paradigmas que esta sociedad ha sostenido que son el telón de fondo de las actuaciones de estos macharranes que, al tener poder, se creen dueños de cualquier mujer que les despierte su irracionalidad, inmadurez o enfermedad mental.

Basta ya de la estúpida concepción de esa supuesta superioridad del hombre sobre la mujer. Basta ya del uso del cuerpo de la mujer para vender productos de consumo. Basta ya de predicar en los púlpitos de las iglesias la obediencia que la esposa le debe a su marido. Basta ya de ocultar que ese mismo machismo rancio es el que justifica intervenciones militares y políticas de los países poderosos sobre los más débiles. Basta ya de echar la basura debajo de la alfombra y hacerse los desentendidos de que en la presidencia de los Estados Unidos hay una persona que consta en récord haciendo expresiones típicas de un depredador sexual.

Cada cual hagamos la reflexión que nos corresponda y expongámosla, discutámosla, analicémosla, y tomemos las medidas necesarias para que de una vez y por todas podamos caminar hacia una sociedad verdaderamente igualitaria y respetuosa de todos los seres humanos. Un mero repaso de este conflicto que provoca el caso de Roy Moore y sus actuaciones condenables con niñas menores, destapa la hipocresía de los supuestos defensores de los valores cristianos en la religión y en la política. Innumerables pastores evangélicos en Alabama han utilizado las excusas más inverosímiles para justificar al exjuez Moore. El presidente Donald Trump descaradamente dijo que él necesitaba ese voto de Moore en el Congreso y que, además, Moore había negado las acusaciones. Queda en evidencia cómo la conveniencia política y la religiosa se dan la mano en este caso.

Pero en los medios tradicionales de prensa, radio y televisión, así como en las redes sociales, día a día encontramos amplia evidencia del sostenimiento de esa ideología en la que se favorece al hombre-macho sobre la mujer-objeto. ¿Cuántos han pasado por alto, a fuerza de ser común, las modelos de una conocida cerveza en las conferencias de prensa y eventos boxísticos, como meros objetos de propaganda consumista? Las agencias de publicidad, ¿acaso no utilizan los ratings de radio y televisión, con los perfiles de hombres y mujeres para promocionar los productos utilizando los paradigmas tradicionales de los roles de ambos?

Si vamos a escandalizarnos como debiéramos ante estos actos bochornosos de políticos, artistas, deportistas y religiosos, debiéramos dar un paso adicional de reflexión y reparación de la forma en que todos y cada uno de nosotros aportamos al sostenimiento de esa ideología que nos escandaliza solo cuando un acto es tan vergonzoso que destapa la olla. Quitémonos la careta y asumamos la responsabilidad que nos corresponde. Dentro de cada uno de nosotros hay una semilla, pequeña o grande, sembrada por décadas de adoctrinamiento, que hay que erradicar.

Otras columnas de Silverio Pérez

martes, 14 de agosto de 2018

Nos falta voluntad de pueblo

Silverio Pérez alude a la falta de voluntad política para procurar un cambio ante la situación que propician duras determinaciones de la Junta de Supervisión Fiscal

martes, 24 de julio de 2018

El trumputismo

El escritor Silverio Pérez indica que otro ismo une el trumputismo: el narcisismo aderezado con la megalomanía

💬Ver 0 comentarios