Carlos Delgado Altieri

Punto de vista

Por Carlos Delgado Altieri
💬 0

Detengamos el germen de la corrupción

La palabra corrupción es un término que proviene del latín corruptio, traducido según varias fuentes como un “acto de hacer pedazos”; sí, hacer pedazos en nuestro caso la confianza de los ciudadanos en su sistema público de gobernanza. La corrupción no es un acto único de los poderes públicos, sino que vive como germen en todos los sectores de la sociedad; en nuestra democracia los legisladores son los llamados a ser los representantes del pueblo, seleccionados por sus pares para brindar un poder legislativo a su semejanza.

Lamentablemente, esta semana Puerto Rico vuelve a vivir un episodio censurable que de no haber sido grabado, muy bien pudo haber sido catalogado como una denuncia de una empleada en represalia por un despido.

Eso hubiera dejado como resultado a un representante del pueblo llamado “honorable”, cuando en realidad utiliza su puesto para promover su candidatura política.

La Comisión de Derechos Civiles de Puerto Rico encomendó un estudio sobre derechos humanos y corrupción a dos distinguidos letrados puertorriqueños, Víctor Rivera Hernández y Víctor García San Inocencio. El mismo señala y cito: “La Asamblea Legislativa es, sin lugar a dudas, a través de su poder y función investigativa, el organismo dotado de más facultades para examinar el fenómeno de la corrupción”.

Siendo así, ¿cómo es posible que con tanta frecuencia se den a conocer actos de deshonra al pueblo que los eligió como sus legisladores?

Nuestro país no aguanta más este virus de la corrupción que se propaga según las acciones de sus gobernantes hacia las bases de la democracia. Si bien es cierto que en el sector privado se respira el mismo hedor de la corrupción, somos los funcionarios públicos los llamados a enfrentar el mal y combatirlo hasta erradicarlo.

De eso se trata la confianza, el respeto y el juramento ante el pueblo.

El verano del 2019 no solo fue un vuelco contra las acciones infantiles y elitistas de un grupo de mozalbetes que se burlaron del país en un indolente chat. Fue también fue un grito en contra de la impunidad de aquellos que usaron el poder para enriquecerse, para lograr contratos a sus clientes entre otras acciones reprochables. Todavía el pueblo espera acción de parte del Departamento de Justicia, en torno a quienes violentaron la confianza del pueblo.

¡Basta ya! La corrupción tiene que ser enfrentada con fuerza y venga de donde venga. El pueblo requiere de una Nueva Transformación en lo que a la gobernanza se refiere. Así como en Isabela no permití actos de esta naturaleza, en Puerto Rico tampoco lo permitiré.

Otras columnas de Carlos Delgado Altieri

lunes, 28 de octubre de 2019

¿Cómo proteger a la UPR?

Carlos Delgado Altieri defiende la permanencia de los 11 recintos de la Universidad de Puerto Rico

domingo, 13 de octubre de 2019

Un problema socioeconómico

Carlos Delgado Altieri propone la moratoria en la otorgación de permisos de construcción cerca de zonas marítimo-terrestres, la revisión del plan de uso de terrenos y la revisión de leyes para hacer frente a los efectos del cambio climático

💬Ver 0 comentarios