Raymond Pérez

Tinta Boricua

Por Raymond Pérez
💬 0

Devon Collier y su sueño inconcluso con la NBA

Como muchos otros, Devon Collier tenía y puedo decir tiene, —ya que al final esa esperanza es lo último que se pierde—, el sueño de jugar en la NBA.

Y no con un equipo cualquiera. Collier, nacido y criado en El Bronx, en Nueva York, siempre se desvivió por los Knicks, según relató en una entrevista con el sitio web 3ptshot.com en el 2018, cuando tenía 26 años. En la temporada 2017-2018, Collier firmó para jugar en la liga profesional de Francia y no descartaba tener una oportunidad con algún campamento de equipo de la NBA, con miras a cumplir su sueño.

Hijo de un neoyorquino afroamericano y de madre boricua, Collier no perdía ni horas ni minutos para jugar al basket. De hecho, su padre fue uno de sus coaches en su desarrollo como jugador. Como adolescente, Collier estudió en la St. Anthony High School en Nueva York, bajo la tutela de Bobby Hurley. A nivel colegial, estudió en Oregon State University.

Entonces, debutó a los 23 años, en el 2014 en el BSN con Humacao. Allí jugó nuevamente en el 2015, demostrando buena calidad como delantero fuerte con sus 6’8” de estatura.

Tras un buen año en el 2015, Collier, fue invitado a la preselección nacional y de paso hizo la selección boricua que nos representó en los Panamericanos de Toronto2015. Allí, en cuatro partidos, promedió nueve puntos por juego y tres rebotes por partido.

Y cuando parecía que despegaría en su carrera internacional, Collier sufrió una dura lesión jugando por Puerto Rico en el 2016, que lo alejó por casi un año del tabloncillo. Regresó al BSN en la temporada del 2017 con Mayagüez. Dicho por el propio jugador, fue casi igual a empezar desde cero. En el proceso de rehabilitación y ya en cancha, Collier, que ya tiene 28 años, ha sufrido otras lastimaduras y lesiones. De hecho, en la pasada temporada del 2019 en el BSN, comenzó matando con los Indios y otra lesión lo sacó de su mejor ritmo. Fue canjeado a Arecibo, en donde fue de menos a más, hasta llegar a los entrenamientos de la preselección nacional y pudo hacer el equipo que representó a Puerto Rico en los Panamericanos de Lima 2019, en donde fue puntal en la medalla de plata que conquistó el equipo.

En cinco partidos en los Panamericanos, Collier promedió 14.6 puntos por juego y seis rebotes por partido. Tuvo un partido de 23 puntos y 10 rebotes y otro de 19 puntos y 12 rebotes, y de paso, mejoró por mucho su actuación de Toronto 2015.

Collier tiene que seguir soñando con la NBA, puede que se le dé o puede que no, lo que nadie le puede despintar es que, si se mantiene saludable, tendrá un espacio seguro vistiendo la camiseta boricua en el venidero Torneo Mundial de China, que se jugará del 31 de agosto al 15 de septiembre.

Otras columnas de Raymond Pérez

martes, 8 de octubre de 2019

Cepeda, Montañez y Laboy fueron ‘casi ganadores’

Ahora que se juegan las series de postemporada de las Grandes Ligas, me dio con repasar nuevamente las estadísticas finales de temporada regular de tres peloteros boricuas que tuvieron grandes actuaciones en el plano individual, pero no contaron con el favor del voto emitido por los cronistas deportivos de la época, y esto los privó de ser merecedores de un galardón histórico en sus carreras.

martes, 24 de septiembre de 2019

El mayor enemigo de Edwin Rodríguez

De la mano de un amigo, entendí que tener méritos para subir un escalón en el mundo laboral puede resultar, a veces, contraproducente.

💬Ver 0 comentarios