José Cruz López

Desde mi perspectiva

Por José Cruz López
💬 0

Disciplina: la llave del éxito en la vida y el deporte

El talento no es el único ingrediente en la fórmula exitosa de un deportista. La disciplina también es una parte fundamental.

La disciplina es la capacidad de las personas para poner en práctica una serie de principios relativos al orden y la constancia tanto para la ejecución, descanso, entrenamiento, alimentación, ética, determinación y actividades específicas del deporte, así como también para el diario vivir.

La disciplina es algo que los niños aprenden de sus padres, para que se dé un desarrollo de la manera correcta.

Y el deporte es muy efectivo para la disciplina y trae muchos beneficios, aparte del aspecto físico, fortalece en gran manera el aspecto mental. También promueve y desarrolla los valores. Desde la niñez aprenden a ser más organizados, muestran más interés por el aprendizaje, y mayor rendimiento escolar.

Trabajo en equipo: aprende a que sus acciones tendrán consecuencias tanto para él como con sus compañeros. Desde la perspectiva del aprendizaje asumirá responsabilidad por sus acciones y errores.

Perseverancia: en la vida al igual que en el deporte existen retos y obstáculos. Hay días de éxitos y resultados, pero también días difíciles. De ahí nace la perseverancia. Ser perseverante crea seguridad y fomenta la disciplina.

Dedicación: no bastará el talento. Sin un plan ni un propósito no habrá resultados. La dedicación es en base a sacrificios y tenacidad.

Actitud: la disposición que se tiene ante cualquier obstáculo o reto, será una influencia positiva y directa, y será una herramienta muy importante ante cualquier reto que se presente.

El ejemplo de los padres: es muy importante en la manera en que los padres puedan transmitir valores e influencias correctas para inculcar la disciplina. En esos primeros años de desarrollo no se debe presionar al menor y sí permitirles elegir el deporte que deseen. Apoyarlos y que vean seguridad, creará un ambiente de motivación. Que el deporte que practiquen no resulte ser estresante ni se sientan obligados.

Uno de los factores más determinantes en el éxito de deportistas de alto nivel es que tienen características en común: como la forma en que se enfocan en sus objetivos, su mentalidad puesta en metas específicas, y su perseverancia para mantener un nivel óptimo tanto física como mentalmente.

Lamentablemente muchos atletas desconocen la dimensión del talento que poseen, además de que encuentran los intangibles que acompañan la disciplina muy tarde en su carrera.

Conozco diversos casos de atletas con menos capacidad física y talento que muchos otros, pero en base a esfuerzo, tenacidad, perseverancia, compromiso y ética lograron tener largas carreras y trascender más en el deporte.

Un par de ejemplos son los exjugadores de las Mayores, Edgar Martínez y Alex Cora.

Edgar Martínez: muchos no veían cualidades en él como para establecerse en las Grandes Ligas. Su velocidad estaba por debajo del promedio y su alcance defensivo no iba más allá del promedio, pero con disciplina, perseverancia y ética de trabajo se convirtió en uno de los mejores bateadores de su época, dándole protagonismo a la posición de bateador designado. Su trayectoria como bateador fue impresionante. La semana pasada fue exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown.

Alex Cora: drafteado como campocorto en la tercera ronda por los Dodgers, desde sus años de colegial en la Universidad de Miami se destacaba por sus habilidades defensivas y su facilidad para leer el juego. Sin ser un bateador de poder ni un corredor sobre el promedio siempre trabajó en su juego, en mantenerse físicamente listo y pudo extender su carrera por 14 temporadas.

Fui su preparador físico gran parte de su carrera y puedo decir que su deseo, compromiso y ética de trabajo fueron su carta de presentación. Siempre fue un estudioso del juego, y el año pasado se convirtió en el primer dirigente puertorriqueño en ganar una Serie Mundial, con los Red Sox de Boston.

En la vida como en el deporte el éxito NO se obtiene sin sacrificios y sin voluntad. Los sueños son alcanzables siempre que se trabaje con disciplina y pasión.

(El autor es Fisiólogo del Ejercicio y posee un centro de desarrollo y capacitación. Puede ser contactado al correo electrónico: [email protected])

Otras columnas de José Cruz López

💬Ver 0 comentarios