Jon Borschow

Tribuna Invitada

Por Jon Borschow
💬 0

Diseñando un nuevo futuro isleño

El futuro se construye desde una visión. Para ello, tenemos que determinar qué queremos lograr y luego desarrollar un plan para conseguirlo. Si no tenemos una visión sabia, ni un buen plan, navegaremos sin rumbo y no llegaremos a un destino deseable. Por eso resulta crucial diseñar nuestro futuro con profunda reflexión. Diseñarlo entendiendo que no podemos reconstruir el pasado pues, por definición, ya pasó y no regresa. En todo caso nos sirve para aprender de los aciertos y desaciertos vividos. Y no repetir estos últimos.

¿Entonces, cómo vamos a diseñar un futuro para Puerto Rico? Nuestro éxito pasado - que nos llevó de la pobreza a la prosperidad en dos generaciones - estuvo contextualizado a la realidad de esos tiempos en movernos de la agricultura a la manufactura. Comenzamos con los textiles de bajo salario y alto componente laboral, nos movimos a la electrónica y a los productos médicos y farmacéuticos hasta que, en 1996 el Congreso nos quitó la preferencia de la 936 y en una década se nos acabó la bonanza. De 2006 en adelante: recesión permanente. Todos los esfuerzos de nuestros gobiernos y gremios para reconstruir un pasado, de nada han valido.

Nuestra economía local de consumo y servicio —nuestros supermercados, importadores, distribuidores y detallistas, nuestra banca y compañías de seguro, nuestros servicios de salud— ya no es nuestra. Es parte de la gran cadena internacional de suministros y servicios. Ya no generan tanta riqueza local, y su valor añadido en nuestra economía merma año tras año, atendiendo una población reducida. Subsiste a base de estrategias de consolidación, eliminando a los competidores locales más débiles y reduciendo capacidad y servicios.

La reducción en empleos bien remunerados de los sectores económicos principales ha sido la causa de la migración generacional que ha disminuido nuestra población en más de 400,000 personas, antes de María. Es interesante que el gobierno se ha “resistido” a ajustarse a la nueva realidad y reducir su tamaño, como si los empleos públicos tuvieran una prioridad especial dentro de una socioeconomía en colapso. Sabemos claramente que nuestro futuro no yace en empleos gubernamentales.

Los aleteos gremiales, gubernamentales, empresariales, sindicales, etc., lo que han hecho es distraernos de la única tarea que nos va a cambiar el rumbo: visualizar, diseñar y planificar nuestro futuro. Nuevo, original y accionable. Exige que imaginemos nuevas oportunidades y nos insertemos en ellas, entendiendo nuestros roles como padres/madres, como ciudadanos, como líderes.

Empecemos con estrategias económicas. Aprovechemos a María para acelerar el desarrollo de la isla como destino, para que nos visite el mundo. Que vivan lo que es Puerto Rico, se enamoren de nosotros, traigan su talento, establezcan empresas innovadoras e inviertan en las nuestras. Vamos a priorizar en el talento local. Vamos a revolucionar nuestras universidades rompiendo estructuras arcaicas para fomentar empresarismo e innovación. Vamos a desarrollar una agricultura de clase mundial, de nichos inteligentes que aprovechen nuestro clima y maximicen el retorno de nuestras tierras.

Los fondos federales que vengan para la reconstrucción, vamos a invertirlos sabiamente y nunca más para reconstruir ese pasado insostenible y vulnerable a embates climáticos o, inclusive, tecnológicos. Tenemos que redefinir la infraestructura como lo han hecho países y comunidades innovadoras a través del mundo – Silicon Valley, Singapur, etc. – en las que no se habla de construir carreteras de hormigón, sino las vías digitales que maximicen las oportunidades para nuestro talento local.

Luego del embate de María, ya no hay más tiempo que perder. Llegó nuestro momento. Llegó nuestra hora. ¡Seamos capaces de visualizar la transformación de nuestro pueblo! ¡Diseñemos una visión estratégicamente sabia y un plan sosteniblemente viable para lograrla!

Otras columnas de Jon Borschow

viernes, 15 de febrero de 2019

Nuestra esencia mágica

Jon Borschow relata vivencias de su niñez y plantea que la esencia puertorriqueña, aunque evoluciona, permanece como legado que el mundo llega a conocer, al visitar a Puerto Rico

viernes, 18 de enero de 2019

La gran obra de Lin-Manuel

Jon Borschow expone la importancia de la lucha de los puertorriqueños en la isla y en la diaspora para encaminar la recuperación de la isla tras el huracán María y destaca la aportación de Lin-Manuel Miranda al presentar la obra “Hamilton” en San Juan

viernes, 21 de diciembre de 2018

El visitante y el destino urbano

Jon Borschow cuestiona ¿cuántos hemos dado la bienvenida con una sonrisa a un visitante y preguntado cómo la está pasando y, quizás, hasta compartir una narrativa sobre un punto de interés o experiencia adyacente para disfrutar?

💬Ver 0 comentarios