Astrid Díaz

Buscapié

Por Astrid Díaz
💬 0

Diseños sismo-resistentes

Sentimos más fuerte el temblor del lunes, de magnitud 6, porque no estamos preparados. Tan pronto ocurrió el temblor entré “en vivo” a las redes sociales y el pueblo no dejaba de expresar su miedo. Sobre todo, preguntaba ¿qué hago? 

La respuesta es educarnos en la cultura de emergencias y exigir vivir en construcciones sismo-resistentes.

Los arquitectos e ingenieros diseñamos los edificios para que resistan las cargas que ejerce un terremoto o huracán sobre ellos, al igual que estudiamos el suelo y los materiales. 

El estandarte de diseño se centra primero en proteger vidas, manteniendo en pie la edificación, luego que el edificio quede funcional con poco o ningún daño. Sin embargo, todo dependerá de la magnitud, profundidad y ondas del sismo.

He estudiado el efecto de los terremotos sobre edificios en Haití, Chile y Japón. En el vecino país las edificaciones no se diseñaron con refuerzos antisismos y colapsaron completamente en el evento de 2010. En Chile, donde ocurren terremotos sobre magnitud 9, hubo fallos en la conexión de los cimientos al terreno. Durante eventos fuertes, edificios intactos quedaron inclinados o con grandes grietas, pero la vida se preservó. 

Hoy se diseña con tensados exteriores, aislamientos estructurales y absorción de la carga en los cimientos y columnas que desacoplan la estructura del edificio separándola de las sacudidas del terreno, además de control de la oscilación, como ocurre en Japón.

En la isla, sin embargo, cualquier fenómeno natural tiene potencial catastrófico pues nos encontramos en el umbral de un proceso de reconstrucción largo, tras el ciclón María.

Ante la realidad de un millón de construcciones informales sin seguir los códigos, escuelas con el diseño de la columna corta, débil ante un terremoto, y con hospitales y carreteras que pueden quedar inservibles, urge un plan estatal, así como planes familiares para tomar acción en caso de un terremoto.

El asunto es vital porque, además, en nuestro país más de la mitad de la población vive en zonas costeras propensas a erosión y tsunamis. Por ello, hay que tener nuestro plan de país en donde todos somos responsables.

Aprovechemos esta coyuntura histórica creando una cultura de emergencias y reconstruyendo para lograr también un país sismo-resistente según los nuevos códigos de construcción. La naturaleza nos ha marcado el tiempo y el camino.


Otras columnas de Astrid Díaz

martes, 12 de noviembre de 2019

Navidad en casa

Astrid Díaz comenta sobre la importancia de decorar los espacios hogareños y públicos durante la Navidad

viernes, 11 de octubre de 2019

Arquitectura como guía

El informe MAT es una guía valiosa sobre la vulnerabilidad de las edificaciones en Puerto Rico, dice Astrid Díaz.

jueves, 19 de septiembre de 2019

Un nuevo campanazo de reconstrucción

La resignación no es un buen aliado para adelantar la reconstrucción del país tras el golpe de María destaca la arquitecta Astrid Díaz al cumplirse dos años del impacto de ese ciclón en Puerto Rico

viernes, 6 de septiembre de 2019

Armas contra ciclones

Astrid Díaz destaca la importancia de la arquitectura, la ingeniería, la planificación y la buena construcción como armas contra fuerzas extremas de la naturaleza como los huracanes

💬Ver 0 comentarios