Yannielle Ramos

Tribuna Invitada

Por Yannielle Ramos
💬 0

Dominó preciado

En marquesinas, playas, plazas, cafetines o en cualquier esquina se forman círculos de algarabía, se desarrollan multitud de temas, se habla del pasado y a veces se apuesta. Esa es la naturaleza del gran juego del dominó en Puerto Rico.

Desde pequeños, nos ensenan sobre el doble seis, “la chucha”, “la capicúa” y el tranque. Todos estamos de alguna forma familiarizados con este pasatiempo que es parte de nuestra cultura e identidad. La versatilidad que tienen, la secuencia, el uso de las matemáticas, la lógica y la estrategia, hacen del juego uno de los favoritos. ¿Quién no recuerda uno de esos señores que adivinan todas las fichas? ¿O la efusión detrás de dar una “chiva”?

La verdad es que el dominó es y será uno de esos elementos que definen nuestra cultura. En los pasados meses, el dominó sirvió como terapia en los días sin luz, luego de los embates de los huracanes Irma y María. Medio país se reunió en torno a la mesa de dominó. Esa terapia del juego hace que el dominó sea amado, respetado y practicado por muchos. Así como su naturaleza matemática ayuda a niños con necesidades especiales, tras los ciclones ayudó a recuperarnos poco a poco.

También hay un segundo rumbo del dominó menos conocido. ¡Ya es un deporte reconocido formalmente desde 2010 y aquí está organizado a nivel federativo! A finales de julio, Puerto Rico tendrá su primera representación atlética de 15 hombres y mujeres que jugarán en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Barranquilla, Colombia. Las 23 delegaciones adscritas a la Federación Internacional de Domino (FID), se expondrán en la primera exhibición de este deporte, con vistas a elevarlo a niveles olímpicos. Además, Puerto Rico tiene una invitación oficial a participar junto a la FID en los Juegos Panamericanos 2019, en Perú.

¿Quién hubiese dicho que ese juego de los señores en las plazas, llegaría hasta esferas olímpicas? Sirvió como nuestro “refugio” en uno de los momentos más duros de la historia puertorriqueña y ahora irá hasta Colombia y Perú. ¡Qué orgullo, tener boricuas en esas filas deportivas!

Ahora, al ver en la plaza o la playa un cuarteto en desafío, reconozcamos que el dominó es más que un simple juego.

Otras columnas de Yannielle Ramos

jueves, 5 de julio de 2018

Dominó preciado

Yannielle E. Ramos resalta el valor del dominó como “refugio” tras el paso de los ciclones y su desarrollo como deporte de competencias regionales

💬Ver 0 comentarios