Raymond Pérez

Tinta Boricua

Por Raymond Pérez
💬 0

Don Baylor, un cangrejero de toda la vida

Don Baylor contó una anécdota muy particular sobre Roberto Clemente, según publica en su biografía titulada “Baylor, Nothing but the Truth” (1990).

Baylor, un jardinero izquierdo que debutó con Baltimore en 1970, jugó, ese mismo año, con los Cangrejeros de Santurce, en donde se convirtió en uno de los jugadores favoritos de la afición local. Lo hizo desde el 1970 hasta el 1973, tras debutar aquí a los 21 años. Su dirigente en Santurce fue Frank Robinson, quien en 1970 era compañero de Baylor con los Orioles, pero ya iniciaba su transición de jugador a dirigente. Con Santurce fue campeón del 70-71 y del 72-73.

Robinson fungió, además, como padrino de Baylor y fue por instancia del propio Robinson que Baylor agarró confianza en que podía batear con más poder. Esa temporada del 70-71, Baylor bateó para promedio de .299 (231-69), fue cuarto en carreras anotadas con 44 (Reggie Jackson, también cangrejero, fue líder con 47 y ese año bateó 20 jonrones), y anotó 30 carreras. Fue segundo en triples con cinco detrás de Cuqui Mangual, que dio siete. El líder de bateo fue Santos Alomar padre (Ponce) con promedio de .343 (251-86), según los apuntes de José Crescioni, en su libro sobre el Béisbol Invernal de Puerto Rico.

Baylor volvió a jugar en la Isla en el 71-72, año en que Rogelio Moret tuvo marca de 14-1, con cinco blanqueadas y efectividad de 1.81. En esa campaña, Baylor fue campeón bate con .324 (247-80), anotó 37 carreras y empujó 25. Ese año fue refuerzo de Ponce en la Serie del Caribe celebrada en Santo Domingo.

Y fue en el 1971, año en que Roberto Clemente ganó la Serie Mundial con Pittsburgh y luego jugó algunos partidos en la pelota invernal con San Juan, que Baylor vivió en grande la habilidad como jardinero del boricua.

“Cuando Roberto jugó en Puerto Rico ese invierno, tuve la oportunidad de ser testigo muy cercano de su grandeza como jugador”, narró Baylor.

“En un partido contra Roberto y el equipo de San Juan, yo traté de anotar desde segunda base, cuando pegaron un hit al jardín derecho. Yo sé que hice todo lo correcto en la jugada. Corrí las bases de la forma correcta, hice el viraje perfecto, corté muy bien en la tercera base, pero al mismo tiempo que yo empezaba a deslizarme (en el plato), el receptor Manny Sanguillén ya tenía la bola. Yo ni podía creerlo… y fui cantado out”.

Baylor murió la pasada semana a los 68 años tras batallar por más de 14 años contra el cáncer tipo mieloma múltiple. Fue dirigente de Grandes Ligas con Colorado y con los Cubs. En 19 temporadas en las Mayores, promedió .260, con 338 jonrones, 1,276 empujadas, se robó 285 bases, jugó en tres Series Mundiales (86-87-88) y ganó la de 1987 con Minnesota. Recibió 267 pelotazos en su carrera, líder en las Mayores durante siete temporadas, y fue el MVP de la Liga Americana en 1979.

Cangrejero…hasta la muerte.

Otras columnas de Raymond Pérez

sábado, 9 de septiembre de 2017

De Nilmarie Santini a María Pérez

El recuerdo que tengo de Nilmarie Santini, desde que la veía entrenar a inicios de los 80 como atleta elite en la disciplina del judo para defender los colores de las Jerezanas de la UPR, es el de una mujer entregada a su deporte.

💬Ver 0 comentarios