Amanda Rivera Flores

Tribuna Invitada

Por Amanda Rivera Flores
💬 0

¿Dónde está la niñez en el presupuesto?

¿Dónde está la niñez en el presupuesto de Puerto Rico? El Instituto del Desarrollo de la Juventud lleva dos años buscando una contestación a esta pregunta a través del Presupuesto de la Niñez, análisis que estudia las inversiones públicas en programas que impactan a la niñez del país.

La última versión del presupuesto, y el mensaje del gobernador, proveen un cuadro mixto. Por un lado, podemos concluir que el aumento al Departamento de Educación (DE) puede ser positivo si es utilizado correctamente. Pero, por otro lado, los recortes en otras áreas del presupuesto, como por ejemplo en el Departamento de la Familia, y la falta de inversiones dirigidas a erradicar la pobreza infantil son sumamente preocupantes.

La inversión en el DE sigue siendo un punto de divergencia en el proceso presupuestario, ya que persiste una discrepancia entre el presupuesto que propone el gobernador y el de la Junta. El presupuesto del gobernador aumenta a un poco más de $1,600 millones la inversión en el DE, pero el de la Junta lo aumenta a $1,340 millones. Esto representa una diferencia de unos $260 millones. En ambos escenarios se vería un alza en la inversión por estudiante, lo que es un paso en la dirección correcta, ya que la inversión por alumno en Puerto Rico es inadecuada, sobre todo si se toma en consideración el perfil de su matrícula; el 85% de sus estudiantes vive bajo el nivel de pobreza.

Estudios realizados en otras jurisdicciones sugieren que este tipo de aumento ha trascendido a mejorar las oportunidades y los resultados de alumnos en desventaja económica, pero solo cuando se invierte directamente en la enseñanza. Según el mensaje del gobernador, el alza sería para educación especial, transportación, sueldo de maestros, pago del Seguro Social, vales educativos, reestructuración del DE y becas universitarias, lo que debería redundar en más recursos para el maestro y el salón de clases. No obstante, hay dos aspectos que debemos observar: cuánto de esa inversión va a la reestructuración de la agencia (y exactamente a qué); y cuánta es la inversión en el programa de vales. La evidencia científica muestra que el impacto de los programas de vales en Estados Unidos ha sido limitado y que puede ocasionar otros efectos adversos, tales como el cierre de escuelas públicas y deserción escolar. Por lo tanto, es importante tener más detalles sobre la distribución de estos aumentos.

Otros aspectos presupuestarios relevantes para la niñez, y que no se mencionan en el mensaje de presupuesto del gobernador, son los recortes al Departamento de la Familia y a Recreación y Deportes. En ese sentido, las administraciones que proyectan recortes para el año fiscal 2020 son: ADSEF (-20%), ASUME (-6%), ACUDEN (-5%) y ADFAN (-3%). También se observan recortes para el Departamento de Recreación y Deportes de $17,436,000, un 44% en comparación con el año pasado. Estas agencias incluyen programas con gran alcance para las familias con niños; proveen servicios de cuido de niños, protección de menores y servicios preventivos.

Finalmente, y quizás, desde nuestra perspectiva lo más preocupante, es que el gobernador en su mensaje de presupuesto no menciona el tema de la pobreza infantil. Esto representa un reto para todos los aspectos del desarrollo de la niñez en Puerto Rico. Para poder atender este reto, se tienen que alinear recursos alrededor de una estrategia coherente para erradicar la pobreza. Nuestro análisis nos hace pensar que falta mucho por recorrer en ese aspecto. Aunque en el año fiscal 2019 se invirtió una proporción significativa en programas que mitigan la pobreza (22.8%), solo se invirtió 2.6% en programas que proveen movilidad económica.

Sin una estrategia articulada para atender la pobreza infantil -que incluya un aumento en las inversiones en programas que provean oportunidades de movilidad económica- seguiremos sin atender uno de los retos más grandes que enfrentan los niños y jóvenes del país. Esto compromete nuestra prosperidad y el futuro de Puerto Rico.

Otras columnas de Amanda Rivera Flores

💬Ver 0 comentarios