Cezanne Cardona Morales

Tribuna Invitada

Por Cezanne Cardona Morales
💬 0

Economía pop

Supongamos que el programa que el comediante Jimmy Fallon le dedicó a Puerto Rico le ahorró al gobierno millones en publicidad. Supongamos que gracias a esa promoción -“Puerto Rico it’s open to Business”- vinieron a la isla empresarios a construir hoteles y a montar fábricas. Supongamos que esos inversores no nos quitarán las playas, respetarán nuestra flora y pagarán sueldos justos a sus empleados, además de beneficios que redunden en salud y educación. Supongamos que esos empresarios no se van a acoger a las tantas exenciones contributivas disponibles y van a pagar los impuestos necesarios para que aumenten los recaudos y se pague la deuda. Supongamos que, tras el favor publicitario, bajará el desempleo, la desigualdad social, la criminalidad, y que el éxito de ese acontecimiento televisivo llevará a Ricardo Roselló a no darle más contratos a amigos y familiares. Supongamos, entonces, que ese personaje de la literatura puertorriqueña, Peyo Mercé, no dijo aquella dolorosa sentencia: la miseria nos hace prácticos.

Supongamos que la publicidad es buena por naturaleza, que siempre es justa, que brinda oportunidades a todos por igual, y que las empresas más poderosas no son las que acaparan los medios. Supongamos que los grandes publicistas del país son éticos y altruistas, y se niegan a propagar las típicas mentiras de las campañas políticas, cada cuatro años. Supongamos, entonces, que la caridad publicitaria de Jimmy Fallon es honesta y que no está diseñada para subir sus “ratings” entre la población hispana. Supongamos que Jimmy Fallon no es un hedonista de safari, que conoce la historia de nuestra isla más allá de Wikipedia y que sus chistes estaban dirigidos a criticar la respuesta del gobierno, de FEMA y la administración de Trump tras el huracán María. Supongamos que Jimmy Fallon sabe que el humor es una cosa seria, que la comedia es un arma, como bien lo sabía Hamlet: “La comedia es el medio que me trazo para tender al alma del monarca un lazo”.

Supongamos que la ternura publicitaria de Jimmy Fallon hacia nuestra isla es una gesta histórica, porque nunca hemos sido promocionados de esa forma, porque nunca hemos sido experimento publicitario de ningún otro país. Supongamos, pues, que no existió la Real Cédula de Gracias de 1815. Supongamos que ese texto no se diseminó por el Caribe en tres idiomas y que no buscaba promocionar la productividad del absolutismo español post-napoleónico en el Caribe. Supongamos que la Real Cédula de Gracias no le daba exenciones contributivas a todo empresario católico de las naciones amigas a venir a la isla a montar un buen negocio con esclavos. Supongamos que la corona española no les ofreció terreno gratuito a los nuevos hacendados y que no aumentó la trata de esclavos en el Caribe. Supongamos que a raíz de la Real Cédula de Gracias no se escribió el “Reglamento Esclavista” que les daba consejos a los nuevos colonos de cómo alimentar de forma efectiva a los esclavos niños, adolescentes y adultos para el funcionamiento prístino de la economía esclavista: “Los amos deben dar a sus siervos dos o tres comidas al día, como mejor les parezca, pero que sean suficientes, no solo para la conservación del individuo, sino para reponerlo de sus fatigas”.

Supongamos que el desarrollo del ELA no fue una extensión de la Real Cédula de Gracias. Supongamos que todos los partidos que han estado en el poder no hicieron lo mismo: ofrecerles exenciones contributivas a los colonos. Mientras supongamos todo esto, Jimmy Fallon será el nuevo dios de nuestra economía pop. Pero si no suponemos nada de esto, tal vez podemos llegar a la conclusión de que Jimmy Fallon no nos puso en el mapa, porque ya estábamos ahí como migajas de ricos y poderosos, y que Fallon no es más que un comediante, que entiende la economía como un género musical, que le tiene cariño a la isla, que es amigo de artistas y, como a muchos turistas, le gustan las fritangas nacionales. Nada más. 

Otras columnas de Cezanne Cardona Morales

lunes, 29 de julio de 2019

Testigos de la maravilla

Cezanne Cardona Morales expresa que nadie esperaba que la maravilla estuviera en el algoritmo de las redes sociales, en la alternancia de la flor y la piedra, en el perreo combativo frente a la catedral de San Juan

sábado, 6 de julio de 2019

La novela del verano

El escritor Cezanne Cardona reflexiona sobre la obra "El padrino", el término mafia y el debate gubernamental isleño

lunes, 3 de junio de 2019

"After Maria": Belleza por error

El escritor Cezanne Cardona presenta una analogía centrada en dos retratos de la precariedad puertorriqueña

💬Ver 0 comentarios