Lionel R. Orama Exclusa

Tribuna Invitada

Por Lionel R. Orama Exclusa
💬 0

Educando a la AEE

Nuestro sistema eléctrico se compone de enormes plantas de generación interconectadas a los clientes por líneas de transmisión y distribución.  Este sistema centralizado impacta mediante contaminación, pérdidas y apagones.  Cuando las consecuencias sociales y ambientales de la quema de fósiles eran desconocidas está fue la opción.  Sabiendo las consecuencias negativas que traen, hemos creado sistemas que proveen energía a costos menores a la gente, la sociedad y el ambiente.  La transformación de la AEE tiene que darse para que sistemas distribuidos se interconecten proveyendo confiabilidad y estabilidad a todo el sistema de energía y aumentemos las renovables dramáticamente.

Cuando las renovables se hicieron viable comenzaron a construirse plantas “utility scale” y de generación distribuida.  Las “utility scale” utilizan grandes extensiones de terreno, escasas en Puerto Rico, y son centralizadas, por eso tienen algunos problemas similares a las fósiles (pérdidas, colapsos).  Estas plantas operan bajo costosos contratos de compra de energía, algunos aumentan anualmente.  Sin embargo, con tantos techos planos en la Isla, hay espacio de sobra para la instalación de módulos fotovoltaicos que generan energía con el sol y son totalmente viables ahora.

Muchas familias y comercios en la Isla han comenzado a privatizar su energía a través de contratos de compra con compañías privadas que utilizan su techo.  Otros con la capacidad de financiar están comprando su sistema de energía.  También, comunidades pueden desarrollar su propia red de energía solar.  Es decir, diariamente clientes de AEE están privatizando su energía.  Estos son ejemplos de una privatización del sistema eléctrico que ocurre a nivel de la ciudadanía, no por medio de grandes corporaciones extranjeras.

Como hemos dicho antes, para garantizar un sistema con renovables estable y confiable necesitamos almacenar energía.  Con almacenamiento el sistema puede manejar las variaciones de los generadores distribuidos alrededor de la Isla.  El desarrollo acelerado en tecnologías de almacenamiento en conjunto a una política pública de llevar la Isla a 100% en renovables permitirá a los individuos y a las compañías obtener estas soluciones a menores costos.  Pronto veremos escenarios casas con sistemas que tengan capacidad suficiente para todas sus necesidades, la AEE proveyendo servicios de almacenamiento a sus clientes, micro redes donde unas familias proveen energía y otras almacenamiento, entre otras.  Todos estos escenarios son muy diferentes a tener generación centralizada privada que trabajan bajo el mismo esquema de que la AEE compra energía y la revende.

Si la transformación del sistema de energía no se da pronto y el esquema sigue siendo centralizado, en la medida que el almacenamiento se haga más económico los clientes se desconectarán de la AEE con más frecuencia.  Esto llevará su sistema al colapso porque en proporción a la pérdida de clientes la AEE tendría que aumentar las tarifas para pagar los contratos con las generadoras privadas, lo que provocaría más desconexiones.  En ese círculo vicioso los inversionistas de los grandes generadores no tendrían a quien vender la energía y no lograrían el retorno de su inversión.  Lo único que puede hacer la AEE para sobrevivir es transformarse en una compañía de servicios de energía, donde uno de los servicios sea el de almacenamiento y se convierta en el que maneja las transacciones, apoyando la meta de 100% renovables.

💬Ver 0 comentarios