María de Lourdes Lara

Tribuna Invitada

Por María de Lourdes Lara
💬 0

Educar, investigar, servir

En varias ocasiones he publicado columnas aludiendo al rol y a la responsabilidad de la Universidad en Puerto Rico. Igual, he compartido historias sobre cómo la Universidad y el espacio educativo en general me sacaron de la pobreza, de la inseguridad y hasta del hambre.

Maestras, profesoras y compañeros de clases de todas las disciplinas, me aseguraron un espacio en la comunidad y oportunidades de fortalecer competencias ciudadanas y profesionales. Aprendí a ver el mundo desde muchas teorías y otras prácticas; todas ellas esenciales para crear y proponer criterios, para mi vida y la de los que me rodean. Posibilidades de ser, de hacer, de tener, de saber.

Para esto surgió la Universidad, en su sentido más universal y valga la redundancia: un espacio multi-transdisciplinario para investigar y hacer las preguntas que generan nuevo conocimiento o poner en duda el que creemos incuestionable. Desde este lugar, las preguntas se ponen a prueba, se validan o saturan para generar otras preguntas. Es un espacio en donde pulimos conceptos, los debatimos, los reflexionamos, los comparamos y ponemos a prueba desde la realidad que vivimos o teorizamos. La cátedra y la disertación educador-educando busca estremecer la mente y el espíritu de cada educador y de cada educando. Ambos maduran y vuelven a nacer en ideas. Irremediable a ambos procesos es el servicio.

Aunque algunos argumenten que se puede investigar por investigar o enseñar para cumplir con un prontuario, la experiencia misma de este encuentro en la academia, más que complejo, transforma, mueve las neuronas, los sentidos y la percepción que tenemos de nosotros y los otros.

Salimos a hacer algo que no hemos realizado o a dejar de hacer o creer en algo que dimos por sentado. Servir y servirnos de otra manera es consecuencia de las primeras dos. No es capricho que estos tres principios, valores o acciones estén insertados en la misión de cada buena e integral universidad.

En tiempos post huracán María, investigar, educar y servir desde la Universidad es más que imperativo. Es, como decía una colega, una responsabilidad moral. Necesitamos activar el intelecto de colegas y estudiantes para hacernos muchas preguntas sobre lo que pasó antes, durante y luego del paso del huracán. ¿Por qué no estábamos preparados, cuando sabemos que vivimos en una zona expuesta a tormentas y huracanes cada seis meses? ¿Cómo permitimos tales vicios de construcción en la infraestructura, en las estructuras y en las redes de comunicación?

Hay mucho que investigar, porque la catástrofe no es sólo culpa de María. La academia tiene el deber de responder y proveer alternativas de cambio. Igual, las universidades deben ser, y si no, convertirse en centros de discusión inter-multi y transdisciplinaria. Debe haber un intercambio de metodologías, de sectores responsables y diversos y más allá de ellos: intercambios ciudadanos. Hay que estimular decisiones y acciones concertadas hacia la transformación de lo que ya sabemos que no funcionó para este archipiélago. Hay que trascender las súper especialidades y los encuentros entre “igualitos”; esos que se alimentan los egos y dejan huérfana la responsabilidad compartida.

Necesitamos reconocer los errores, los activos de otros grupos para trascender el tribalismo y la competencia infértil. De esas experiencias es que viene mucho de lo catastrófico que vemos en las calles, en la seguridad y salud pública que hoy carecemos. Finalmente, es central democratizar y fortalecer todo ese saber que sale de los primeros: la investigación al servicio del conocimiento y el conocimiento al servicio de un país justo, sostenible, equitativo, solidario y, por qué no, con aspiración permanente a la felicidad y la prosperidad.

Otras columnas de María de Lourdes Lara

lunes, 23 de julio de 2018

La violencia nuestra de cada día

La psicóloga María de Lourdes Lara indica que la violencia en Puerto Rico se puede erradicar con las medidas adecuadas

viernes, 15 de junio de 2018

Los padres de la patria puertorriqueña

Con motivo del Día de los Padres, María de Lourdes Lara elogia la generación humilde y pobre que levantó al país a mediados del pasado siglo, entre grandes carencias. Les describe como Padres de la Patria e insta a reencontrarnos con ellos y su legado, para reencontrarnos a nosotros mismos y así reconstruir mejor al pa

💬Ver 0 comentarios