Gloria Fernández Estébanez

Punto de vista

Por Gloria Fernández Estébanez
💬 0

Ejercer cautela con los fondos federales

Una nota de prensa reciente presenta la exigencia de la comisionada residente, Jenniffer González Colón, de que se utilicen con premura los fondos de CDBG-DR para activar la economía del país. Si sumamos la incertidumbre respecto a fondos de FEMA por el huracán María, pareciera que los fondos federales prometidos a la isla están en el mundo paralelo como en la película The Matrix.

Ahora, con la asignación de un estímulo de $2 billones en fondos ante la pandemia del COVID-19, parece que se avecina una avalancha de dinero para mantener la economía a flote. ¡Eureka! Nos pegamos…

No obstante, precisamente ahora es el momento de ejercer cautela en torno a la administración de los fondos federales que se avecinan. En otras palabras, ha llegado el momento de establecer controles internos y manejar el riesgo que nos rodea ante lo que equivocadamente se percibe como dinero fácil para repartir a diestra y siniestra. 

Si miramos en retrospectiva, cada caso de mala administración de subvenciones federales que se ha documentado en Puerto Rico fue producto de la falta de controles internos, deficiencia en documentar políticas y procedimientos claros, pero, sobre todo, una interpretación relajada de los procesos de compra o procurement. Asimismo, este es el momento para atender los conflictos de interés, sean estos reales o evidentes. 

Por tanto, incluimos a continuación algunas recomendaciones que pueden tomar los municipios, agencias del gobierno y entidades sin fines de lucro desde su operación remota:

 1. Los alcaldes, directores de finanzas y la alta gerencia deben entender los pormenores de lo que se firma cuando se acepta la subvención, pero muy en especial entender las guías que gobiernan la subvención. Léanlas. 

2. Con los fondos federales aplica la norma “pida permiso siempre, porque pedir perdón no vale”. Aproveche para llamar al oficial de la subvención y pregunte por aquellos cambios que puedan surgir producto de la pandemia. Déjele saber qué está haciendo. 

3. Aproveche para revisar y someter los informes de progreso. Que no se le pase ni uno. Las entidades otorgantes quieren saber qué se hace con su dinero y, por consideración, haga lo propio. Invariablemente hay oportunidad de corregir errores y defectos. De no haber noticias ni informes, su institución podría recibir una misiva del Inspector General de la agencia federal. Asimismo, dependiendo del atraso o la gravedad de la situación, la agencia podría pedirle un Plan de Acción Correctiva.  

La tentación de usar los fondos federales sin cortapisas está latente. Evitar problemas requiere ganarse la confianza del gobierno federal, y es una faena que no se hace de la noche a la mañana. Requiere tiempo, tener paciencia, pero sobre todo, ser muy cuidadoso.  

Están advertidos.  


Otras columnas de Gloria Fernández Estébanez

💬Ver 0 comentarios