Alvin Padilla Babilonia

Punto de vista

Por Alvin Padilla Babilonia
💬 0

El acceso a la papeleta en la reforma electoral

El presidente del Senado informó que pronto ese cuerpo aprobará un nuevo Código Electoral. Preocupa muchísimo que esta reforma no fue precedida de una amplia deliberación pública. También preocupa que se cambien las reglas del juego electoral a un año de las elecciones. Dicho esto, Puerto Rico sí necesita una reforma electoral que facilite el acceso a la papeleta electoral de los partidos por petición y los candidatos independientes. Sobre estos aspectos el Proyecto del Senado 1314 remedia algunos de los defectos de la Ley Electoral, aunque deja algunos otros sin atender.

Comencemos con el acceso a la papeleta. La ley actual establece que un partido por petición necesita el 3% de los votos emitidos para el cargo de gobernador. Según los resultados de la elección pasada, actualmente se requieren 47,406 endosos. Estos endosos buscan garantizar un respaldo electoral a ese partido. Sin embargo, la cantidad significativa de endosos, en conjunto con que la fecha límite de inscripción sea tan temprana, dificulta la entrada de nuevos actores políticos que buscan romper con el bipartidismo. En este sentido, es positivo que el proyecto de ley facilite el acceso y solo exija 8,000 endosos. 

El proyecto de ley también atiende un resultado anómalo producto de un lenguaje confuso de la Ley Electoral. El senador Vargas Vidot fue el candidato que más votos obtuvo en el Senado. Sin embargo, por poco no alcanzó estar en la papeleta. Inicialmente, la CEE le pidió 53,578 endosos, más de lo que se le requiere actualmente a un partido por petición. Vargas Vidot correctamente pidió que se declarara inconstitucional el inciso que exigía esa cantidad exorbitante de endosos. Tanto la CEE como el Tribunal de Primera Instancia redujeron el número de endosos, pero a través de interpretaciones forzadas de la ley para evadir el serio problema constitucional envuelto. 

Este vicio constitucional se atiende expresamente en el proyecto de ley, porque excluye del requisito de endosos a los aspirantes primaristas de los partidos políticos y a los candidatos independientes. 

Otro cambio importante del proyecto es la forma en que un partido retiene su franquicia electoral. La ley actualmente requiere al menos 3% del total de votos válidos para todos los candidatos a gobernador. Con la nueva reforma electoral se disminuiría a 2%, pero solo contando los votos íntegros bajo la insignia. Aunque la reducción es positiva, la retención no debería depender únicamente de los votos bajo la insignia. Se deberían incluir como alternativas los votos obtenidos por cualquiera de los candidatos del partido a nivel estatal (gobernador, comisionado residente y legislador por acumulación). De modo que un partido pueda retener su franquicia si, por ejemplo, su candidato a senador por acumulación obtiene 7%. 

Podemos dudar de las razones detrás de facilitar en este momento el acceso a la papeleta de partidos por petición y candidatos independientes. Sin embargo, esos propósitos ocultos no pueden opacar cuán difícil nuestro sistema electoral hace la entrada de nuevos actores políticos, quienes tienen que pasar la mayor parte del cuatrienio recogiendo endosos. La nueva reforma electoral, que de ser aprobada tendría vigencia inmediata, debe incluir una visión robusta del acceso a la papeleta. Algunos cambios aquí comentados son un buen comienzo, pero solo si son acompañados de un proceso amplio de deliberación democrática.

Otras columnas de Alvin Padilla Babilonia

💬Ver 0 comentarios