Natalie Jaresko

Perspectivas de la Junta

Por Natalie Jaresko
💬 0

El acuerdo de Cofina contribuye a la recuperación económica

El Plan de Ajuste de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) redujo dicha deuda en un 32%. Se completó el año pasado y los bonos se han estado intercambiando en los mercados de capital. Sin embargo, desde hace varias semanas Espacios Abiertos ha cuestionado los méritos del acuerdo de reestructuración de deuda que la Junta de Supervisión Fiscal y los tenedores de bonos de Cofina alcanzaron.

La Junta de Supervisión Fiscal reconoce el valioso trabajo realizado por Espacios Abiertos para promover la transparencia y la rendición de cuentas en el gobierno, pero en este particular simplemente están equivocados. Las conclusiones pesimistas de Espacios Abiertos son el resultado inevitable de suposiciones falsas.

Espacios Abiertos y su economista argumentan que el acuerdo se basó en datos incorrectos y proyecciones defectuosas, que la reducción a la deuda no fue suficiente, y el resultante servicio de la deuda es muy oneroso e insostenible. La realidad es que el acuerdo redujo la deuda de Cofina de aproximadamente $18 mil millones a unos $12 mil millones. El acuerdo redujo el total que se pagaría a bonistas, incluyendo la reducción en principal y en intereses, en $17.5 mil millones —$17.5 mil millones que Puerto Rico no tendrá que pagar.

Los tenedores de bonos de Cofina contaban con protecciones legales sólidas, y el acuerdo sabiamente evitó el riesgo de costosas batallas legales que pudieron haber requerido que Puerto Rico pagara en su totalidad todos los bonos anteriores de Cofina. Por ejemplo, de 2019 a 2023, se esperaba que Puerto Rico pagara $4,160 millones en el servicio de la deuda de Cofina. Esta cantidad se redujo a $2,280 millones, lo que resultó en un ahorro en el servicio de la deuda de $1,880 millones durante ese período. El acuerdo también permitió que el 46.35% de la cantidad base comprometida del IVU (5.5%) que antes solo se destinaba a los tenedores de bonos de Cofina, fuera en su lugar al Fondo General de Puerto Rico.

No concurrimos con la conclusión de Espacios Abiertos de que el acuerdo de Cofina en cierta manera ha desviado a la isla de su camino hacia la recuperación. Nos sentimos confiados de que el camino hacia la sostenibilidad se está trazando en el Plan Fiscal Certificado y el Plan de Ajuste.

Las conclusiones erróneas de Espacios Abiertos se derivan en parte de errores de hecho. Ellos argumentan que la Junta de Supervisión reconoció en septiembre que, de una cantidad original de $69 mil millones en fondos de FEMA y CDBG-DR, ahora solo se esperaba recibir $39 mil millones. Eso, sencillamente, no es cierto. La expectativa de la Junta es que estos fondos llegarán en su totalidad, a pesar de que su desembolso será más lento de lo que se pensaba anteriormente.

Los economistas puertorriqueños han enfatizado durante décadas que los problemas de la economía de Puerto Rico son de naturaleza estructural más que cíclica. Independientemente del proceso de restructuraciónde la deuda, los cambios estructurales contenidos en el Plan Fiscal Certificado deben implementarse para permitir desarrollo económico a largo plazo y asegurar un futuro próspero para el pueblo de Puerto Rico una vez los fondos de recuperación se agoten.

Estas reformas consisten en cambios de política pública orientados a mejorar la facilidad para establecer negocios nuevos, la participación laboral, la confiabilidad de la energía eléctrica y la calidad de la educación. El esperado estímulo de los fondos federales de reconstrucción nos brinda una ventana para que el gobierno implemente cambios estructurales muy necesarios, y la Junta de Supervisión Fiscal continúa instando al gobierno a adoptar tales reformas estructurales lo antes posible.

Otras columnas de Natalie Jaresko

💬Ver 0 comentarios