Bárbara I. Abadía-Rexach
💬 0

El aguante

La alarma sonó a las 6:30 de la mañana.

Casi en automático, le di “play” a una de mis “playlists”. Empecé la mañana con “El aguante” de René Pérez.

Presagio.

Añadí a una de mis listas de canciones favoritas esa canción cuando un grupo de estudiantes universitarios me pidió que la agregara a un corpus de textos musicales que analizaríamos como parte de un taller de análisis antropológico-musical. En aquel taller, un profesor cuestionó qué es lo que se aguanta, quiénes son los que aguantan y a quiénes les aguantan. Sin embargo, la mayoría de los participantes admitió que aguantaba con tolerancia y paciencia los sufrimientos a los que son sometidos por los sistemas que operan al país.

Comenzó el nuevo semestre en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

Con él, se activaron las alergias y las enfermedades respiratorias producidas por la acumulación de hongos en los escritorios, sillas y libreros y la basura desbordada en los zafacones de las oficinas. Quienes han tenido que invertir dinero en productos de limpieza para desinfectar sus oficinas, aguantan.

La mayoría de los instructores y catedráticos auxiliares por término firmó contratos cuya vigencia inició el 20 de agosto –el mismo día que comenzó el semestre y se presentaron al salón de clases. Quienes han invertido dinero en transportación y alojamiento e incontables horas en la elaboración de presentaciones para representar al recinto en actividades académicas durante el verano (sin salario ni plan médico) y en la preparación anticipada de sus cursos, aguantan.

También, el escenario de recortes presupuestarios trajo consigo el aumento de matrícula que afectó a miles de estudiantes. Quienes han reducido el tiempo disponible para estudiar debido a las jornadas de trabajo a tiempo completo, aguantan.

Solo la satisfacción de intercambiar conocimientos y de contribuir, de alguna manera, en los logros académicos de los estudiantes, que han proseguido estudios graduados y que han tenido excelentes experiencias en programas de intercambio y de desarrollo de investigaciones, permite reconocer que en el aguante también hay resistencia y lucha.


Otras columnas de Bárbara I. Abadía-Rexach

jueves, 10 de enero de 2019

Temores

Bárbara Abadía Rexach insta a denunciar las instituciones en las que no confiamos y reclamar al gobierno la seguridad que merecemos

jueves, 27 de diciembre de 2018

Asesinadas

La antropóloga Bárbara I. Abadía Rexach condena la violencia machista al aludir a los crímenes de Laura Luelmo y Valerie Almodóvar, en España y Puerto Rico, respectivamente

jueves, 13 de diciembre de 2018

Aprender educando

La profesora Bárbara Abadía Rexach narra su vivencia de conversaciones constructivas con sus estudiantes para desaprender los sistemas de opresión tras convertir el salón en tribuna de denuncias y propuestas

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Maldito cáncer

Bárbara Abadía Rexach narra su experiencia al descubrir, "por curiosa y desobediente", el reporte sobre diagnóstico de cáncer dirigido a su progenitora

💬Ver 0 comentarios