Luis Raúl Torres

Tribuna Invitada

Por Luis Raúl Torres
💬 0

El agua por la que pagamos

Recientemente sometí la Resolución de la Cámara 431, en la que se ordena a la Comisión de Salud en ese cuerpo legislativo a realizar una exhaustiva investigación en torno al cumplimiento de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) con las disposiciones relacionadas a niveles de plomo, cobre, arsénico y de productos combinados para desinfectar el agua potable.

Mi acción responde a la información detallada publicada en un informe del Consejo parta la Defensa de Recursos Naturales que señala serias violaciones por parte de la AAA en el tratamiento del agua que nos suplen a nuestros hogares y negocios entre las que se encuentran las siguientes: (a) violaciones a  las reglas de plomo y cobre, con un total de 607 violaciones, afectando a alrededor de 3,379,808 personas; (b) violaciones a la regla de productos combinados para desinfectar el agua, con un total de 252 violaciones, afectándose a 2,573,277; y, (c)  violaciones a las reglas de arsénico, con un total de 2 violaciones, y han afectado a 1,064,755 personas.   

El informe de abril de 2017 rendido por el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales menciona que, de un total de 406 sistemas de agua, 374 están en violación con los estándares del acta de seguridad de agua potable de la Agencia de Protección Ambiental, ocasionando que alrededor de tres millones de personas en Puerto Rico hayan tomado agua que contiene materiales cancerígenos como plomo, cobre, arsénico, nitrato, entre otros.

El plomo es un metal pesado tóxico para las personas, sobre todo, para los niños a los que puede ocasionar lesiones en el sistema nervioso con problemas de comportamiento y aprendizaje, como la hiperactividad. Asimismo, puede provocar crecimiento lento, retardo de la pubertad, sordera, cefaleas y pérdida de memoria y de concentración. El problema no es irrelevante ya que, según un estudio efectuado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 13% de los casos de retraso mental en la infancia podrían ser atribuidos a contaminación por plomo.  Por otro lado, estudios demuestran que el cobre acelera el desarrollo de células cancerígenas.

 Los señalamientos de este informe levantan serias preocupaciones, ya que el daño a nuestra población que hayan podido causar estas violaciones deben ser investigadas y concretarse un plan de acción inmediato para que sean corregidas, no se repitan y podamos tener la confianza que el agua que nos suple la AAA es segura y salubre. 

Otras columnas de Luis Raúl Torres

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Infraestructura en mal estado

El representante Luis Raúl Torres Cruz solicita atención para las calles y avenidas de San Juan

💬Ver 0 comentarios