Kenneth McClintock

Punto de vista

Por Kenneth McClintock
💬 0

El amor en tiempos de co(lera)ronavirus

Parafraseando al Gabo, Gabriel García Márquez, el Macondo de Puerto Rico se prepara para vivir en tiempos, no de cólera, sino del coronavirus, el virus del momento.

Puerto Rico, por su localización tropical, está acostumbrado a los virus del momento, sean dengue, influenza, SARS, H1N1, y tantos más. Este año nos ha tocado el llamado “coronavirus” proveniente de la República Popular de China, de una provincia que pocos conocíamos en Occidente. Por sus características, el virus es fácilmente transmisible, bajo en mortalidad y relativamente fácil de controlar si la población está dispuesta a tomar sacrificios para minimizar su transmisión.

Sin embargo, el presidente Xi de China, país originario del virus, optó por primero tratar de ocultar el virus, causando que, en efecto, se propagara más rápidamente dentro de China y en países extranjeros cercanos, tales como Japón y Corea.

Estados Unidos, con un presidente tan politiquero como su colega chino, trató de crear la impresión de que bajo su administración todo estaba perfecto, cuando las mascarillas se estaban agotando, el “hand-sanitizer” estaba desapareciendo de las tiendas, y no aparecían las pruebas diagnósticas del coronavirus mientras el presidente aseguraba falsamente que todo el que quisiera cotejar si estaba contagiado podía hacerlo casi instantáneamente. Fue más lejos con sus exageraciones, diciendo que las pruebas eran “beautiful”, eran “bellísimas”.

En Puerto Rico, con la maldita creencia de que somos un “país” en vez de una colonia dependiente de otro país, del cual somos una posesión, los políticos del patio querían adjudicarle la falta de pruebas y mascarillas al secretario de Salud, la ausencia de “hand-sanitizer” al gobierno local, la falta de casos positivos del virus a los que fallaron en contabilizar los muertos de María. Siendo la política nuestro deporte favorito (un antiestadista lo llamaría “nacional”), se ha politizado por completo el asunto del coronavirus.

La política sobre el coronavirus en Puerto Rico es la que dictan los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de nuestro país, localizado en Atlanta, Georgia, no la que quieran que se invente el secretario de Salud o la epidemióloga del Estado, quienes colaboran estrechamente y proveen data epidemiológica a los CDC.

Muchos profesionales en el área de la salud colaboran estrechamente con los CDC, el Departamento de Salud territorial y la epidemióloga del Estado (no sé si ese es el título oficial o simplemente creación del buen amigo ya fallecido, Johhny Rullán). Entre esos colaboradores están los administradores de nuestros hospitales, desde Mayagüez hasta Fajardo, desde el Centro Médico en Río Piedras, hasta el Centro Médico Episcopal San Lucas en Ponce. Un recurso siempre presente es el indispensable Colegio de Médicos Cirujanos y su presidente, doctor Víctor Ramos, quienes siempre han transmitido información fidedigna a petición del secretario de Salud de turno, sea el doctor Rafi Rodríguez Mercado en el presente, o la doctora Anita Rius en el pasado reciente.

Dejemos que los profesionales de la salud y no los politiqueros en tiempos de coronavirus nos dirijan, nos orienten y nos protejan.

Otras columnas de Kenneth McClintock

miércoles, 1 de abril de 2020

Hoy es el Día del Censo decenal

A pesar de todos los problemas del coronavirus, saquemos unos minutos hoy 1 de abril, para recordar que si no hemos participado aún, en los próximos días tenemos el deber de participar en el Censo, escribe Kenneth D. McClintock

martes, 10 de marzo de 2020

El amor en tiempos de co(lera)ronavirus

En Puerto Rico, con la maldita creencia de que somos un “país” en vez de una colonia, los políticos del patio querían adjudicarle la falta de pruebas y mascarillas al secretario de Salud, dice Kenneth D. McClintock

miércoles, 4 de marzo de 2020

Puerto Rico: ¿tribu o cuerpo político?

La campaña de Joe Biden tomó la decisión tradicional de tratar a Puerto Rico como una tribu, en vez de como un cuerpo político organizado, expone Kenneth McClintock

💬Ver 0 comentarios