Marcelino Acevedo

Tribuna Invitada

Por Marcelino Acevedo
💬 0

El amor propio: nueva pista de aterrizaje

Amarte a ti mismo ahora mismo, tal como eres, es darte el cielo a ti mismo. No esperes a morir. Si esperas, mueres ahora. Si amas, vives ahora” (Alan Cohen).

He podido comprobar como muchas personas, debido a decepciones y desilusiones que han tenido que superar, dejarse arrastrar demasiado por las circunstancias. Y esto ha hecho perder su capacidad de valorarse. Pero afortunadamente, también el ser humano dispone de una fuerza interior que sale en las peores situaciones, gracias al amor que sentimos también por nosotros mismos. Y es cuando descubres tu amor propio y tu valor como ser humano y lo conviertes en una pista de aterrizaje para conseguir salir de cualquier situación. 

Puedo comprender que pasar por determinadas situaciones o convivir con personas que solo te utilizan, puede manifestarse de forma negativa para el amor propio. Desde que somos pequeños aprendemos que nuestros sentimientos y necesidades deben ser lo primero. Pero cuando vas creciendo resulta cada vez más difícil hacer un balance, y normalmente anteponemos los deseos de los demás para no hacer daño a las personas que queremos. Para no caer en el puro egoísmo. Es cierto que el egoísmo es algo negativo, pero hasta determinado límite puede ser incluso contraproducente. 

Me gustaría que hicieras una reflexión conmigo sobre está pregunta: ¿Por qué el amor propio es tan importante? La respuesta es bien sencilla, aunque ponerlo en práctica no siempre resulta tan fácil.  El amor propio es fundamental para ser feliz, tener una vida prospera y ser afectivo con los demás. Si lo trabajas puede convertirse en tu pista de aterrizaje para conseguir todo lo que te propongas. Y esto no es algo contradictorio, aunque lo parezca. Uno puedo abrirse a los demás, ayudarles, brindarles tu propia experiencia, ofrecerles dinero si lo necesitan, darles la máxima comprensión, cariño, aceptación, reconocimiento y perdón… Por supuesto, pero, nunca olvidarse de uno mismo. Es importante trabajar con nuestra propia dignidad. 

Estamos programados para amarnos a nosotros mismos el famoso dicho primero yo, segundo yo y tercero yo.  Nuestra cultura, ambiente social, familiar y la sociedad en general te va enseñando todo lo contrario: ¡Es necesario ser noble, honorables, sacrificarte por los demás hasta el cansancio! …. ¡Todo un engaño! Puedo decirte que esto no te convertirá en un santo, sino que puede generar un daño sobre tu persona. Puede producirte estrés, ansiedad, depresión… ¿Tener que aguantar a muchas personas que se rían de ti y te utilicen, es algo sano y positivo? Para nada, déjame decirte, en mi opinión. 

Hace un tiempo atrás pase por una situación muy similar. En ese momento pensé que era el momento de poner freno a ese abuso de confianza y decidí terminar con la situación por mucho que me doliera. Sacrificaba una parte muy importante de mí, pero debía ser valeroso. En algún momento pensé que yo era el malo e incluso que nadie podría entender mi decisión. Qué pensarían que era egoísta, egocéntrico. Pero todo comenzó a ponerse en su lugar. Como si acabara de comprender cómo podía completar un rompecabezas. Mi entorno, también, fue fundamental en el proceso y me apoyó.

En el fondo también entendieron que el amor propio es lo mejor que puedes trabajar para dar felicidad a la familia. Entendieron que yo no podía sostener más esa situación. Y que eso no es egoísmo, sino que la búsqueda de la felicidad también debe hacerse desde el interior de uno mismo. Alargar una situación molesta y falsa, no es la mejor solución, por mucho que uno quiera se acabaría rompiendo todo. Y siempre es mejor no llegar a esos límites, y poner el remedio antes. 

Es cierto que el camino hacia el amor propio es muy complicado. Pero si empezamos a amarnos a nosotros mismos, empezaremos a encontrar a personas que nos amen de verdad por lo que somos. Sin atavíos, engaños, logrando el respecto verdadero. Si no tienes presente esto, el amor que recibirás de los demás, probablemente sea fruto simplemente de sus necesidades egoístas. Para ello es importante que des el primer paso. No dejarte usar por ninguna persona y no permitir que se cometan injusticias sobre tu persona. 

No es correcto soportar esa situación por más tiempo. Ni tampoco sentir lástima de ti mismo. No te resignes nunca a una situación negativa, sin hacer nada al respecto. Dedica tus energías en cambiar la situación y en pensar en las mejores soluciones para recuperar tu dignidad y amor propio.

Nunca olvides que la felicidad y la auto-realización no son más que una combinación de tu amor propio. Es decir, tu pista de aterrizaje hacia tu futuro. Cultívalos desde lo profundo de tu ser; es algo clave para mejorar tu calidad de vida.  Y puedes empezar ahora mismo, si te enfrentas a tus miedos y descubres tus fortalezas.

Otras columnas de Marcelino Acevedo

miércoles, 11 de julio de 2018

Preparando el camino futuro

El profesor Marcelino Acevedo Salas detalla la relevancia de construir un mundo mejor para la generación futura.

💬Ver 0 comentarios