Joel Acevedo

Tribuna Invitada

Por Joel Acevedo
💬 0

El aprendizaje orgánico

Malabares, estrategias infructuosas, propuestas y modelos inefectivos con el fin de lograr mejorar la educación del país. O mejor dicho el aprendizaje de los estudiantes. Una búsqueda constante de alternativas que a su vez se vuelve una paradoja porque surge el cuento de nunca acabar, un proceso cíclico y con un desenlace sin final. 

Esta es la realidad de nuestro sistema de educación. Una secretaria de educación que tiene una gran trayectoria de éxito y que al parecer se ha encontrado con el mayor reto de su vida, transformar nuestro sistema de educación. La exasperación que proyecta, claramente refleja que la estrategia de auto asesorarse no ha sido efectiva. Yo no tengo la menor duda de que trabajan con las mejores intenciones de mejorar nuestra educación. Solo me preocupa si al hacerlo lo hacen con el conocimiento de cómo realmente un estudiante aprende eficientemente. 

La realidad es que para que el aprendizaje se genere de manera orgánica, natural y con fluidez es necesario que varios elementos se produzcan.  La motivación y retribución en el estudiante se da cuando en su cerebro se libera el neurotransmisor llamado dopamina. El mismo está asociado con el aprendizaje. Si el educador logra crear un ambiente que despierte motivación y que a la vez el estudiante se sienta retribuido el aprendizaje fluirá solo. Otro elemento importante es la confianza. Se dice que el estudiante no aprende de quien no le gusta. Es decir, cuando el educador genera un ambiente de confianza y empatía con el estudiante, este último tiene una transformación en su cerebro a través de una hormona llamada oxitocina. Dicha hormona se asocia con la confianza y el apego. Por ejemplo, cuando una madre amamanta a su bebé la oxitocina se libera y se produce un vínculo emocional entre madre e hijo. Pero si el educador llega quemado, desgastado, malhumorado y hastiado de su trabajo para enseñar sin ninguna estrategia, es probable que el aprendizaje sea atropellado. O, mejor dicho, que no se proporcione.  

Por otra parte, en estudios realizados en la Universidad de Harvard por el Dr. John Ratey y la Dra. Sara Lazar, se ha asociado el Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (BDNF por siglas en inglés) y la GABA (ambas sustancias químicas asociadas al cerebro humano) con el aprendizaje. El BDNF con la neuroplasticidad, que permite que nuestro cerebro siga obteniendo propiedades elásticas que se reflejan en capacidad de aprendizaje, y GABA con la autorregulación emocional. 

Al final, todo se trata de que el estudiante pueda aprender eficientemente. No es una ciencia saber que a quienes hay que entrenar y educar es a los educadores y no a los estudiantes. El educador necesita saber cómo producir el ambiente que propicie el aprendizaje orgánico.

Otras columnas de Joel Acevedo

lunes, 29 de octubre de 2018

La memoria y la narrativa

El profesor Joel Acevedo Nieto argumenta sobre la importancia de la estructura narrativa para la activación de la memoria del ser humano

lunes, 1 de octubre de 2018

Microexpresiones de Kavanaugh

El neurocientífico Joel Acevedo analiza las expresiones del rostro del aspirante a juez Supremo durante las vistas en las que el letrado fue señalado por agresión sexual

domingo, 16 de septiembre de 2018

Crucial educar sobre los prejuicios

El profesor Joel Acevedo Nieto argumenta sobre las personas que “pensamos líderes” y hasta se reconocen como modelos, para resaltar la importancia de educar bien y no promover prejuicios

sábado, 1 de septiembre de 2018

Emprender y educar

El neurocientífico Joel Acevedo señala que el emprendimiento es un ente educador

💬Ver 0 comentarios