Ismael Torres

Tribuna Invitada

Por Ismael Torres
💬 0

El arte de bregar en la política

“El arte de bregar” es el título de uno de los ensayos de un libro del escritor Arcadio Díaz Quiñones que postula, entre otras cosas, que el “éxito” de Luis Muñoz Marín como gobernador se basó en gran medida en la brega que el líder puertorriqueño entabló con el gobierno de Estados Unidos al que sirvió en prácticamente todo lo que le fue solicitado, principalmente en la promoción del concepto de “democracia americana” impulsado desde la década del cuarenta del pasado siglo por el gobierno norteamericano en el Caribe y en países de Latinoamérica para sofocar los movimientos progresistas que se daban este hemisferio.

Recordaba ese ensayo en estos días al ver la manera en que el gobernador Ricardo Rosselló se ha manejado con la clase política de Washington, incluyendo al presidente Donald Trump y a los líderes legislativos del Partido Republicano, siendo él, como sabemos, un líder activo del Partido Demócrata en Puerto Rico.

En esa gestión le ha ayudado también a Rosselló que su  Partido Nuevo Progresista desde su fundación no se hipotecó con un partido político de Estados Unidos en particular y decidió tener relaciones estrechas  por igual con ambos partidos en la política nacional norteamericana y que a nivel local tengan prácticamente el control de esas dos formaciones políticas en la isla, aunque el Partido Popular Democrático de vez en cuando saca la cabeza y lo dejan que lo dirija a nivel local.

Las expresiones de varios congresistas  la semana pasada, encabezados por el presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes federal, Rob Bishop, y de la directora ejecutiva de la Junta territorial de control fiscal, Natalie Jaresko, para que se le otorguen más poderes a la Junta sobre Puerto Rico ponen al gobernador Rosselló en un potencial enfrentamiento con el gobierno federal en el que posiblemente tendría que decidir si deja que le usurpen los recortados poderes como gobernante local o los confronta.

La jueza federal Laura Taylor Swain decidió esta semana que la Junta, creada por el Congreso,  no tiene los poderes para imponerle un síndico o administrador a los jefes de agencias estatales nombrados por el gobernador, como fue el intento que hicieron con Noel Zamot en la Autoridad de Energía Eléctrica.

Por el desempeño que venía realizando la Junta territorial y sus miembros daba la impresión que el organismo congresional tenía esos poderes. Pero la jueza Swain se encargó de aclarar el récord y establecer que esa interpretación no era correcta y que los mecanismos que tenía el organismo eran suficientes para realizar la encomienda congresional que se le dio para supervisar y controlar el uso del dinero del erario de Puerto Rico y que se aprueben presupuestos sin déficits como dispone el plan fiscal aprobado el pasado mes de abril por la Junta.

Así las cosas, no es de extrañar, que más temprano que tarde el gobernador Rosselló se verá en la disyuntiva de confrontar los intentos de sectores del congreso federal y el Senado de enmendar la Ley PROMESA para darle poderes plenos a la Junta territorial para que esta pueda nombrar síndicos o administradores a todos los niveles para administrar la cosa a nivel local.

Es posible que llegue el momento en que ante esa posibilidad el gobernador se vea en la situación de dejar su cargo y decirle al gobierno federal que se haga cargo del gobierno local, con las consecuencias políticas que ello podría representar.

Mientras, hay que estar atentos a las próximas movidas de los legisladores federales hacia Puerto Rico y el modo en que el gobernador Rosselló sigue “bregando” con los “americanos”, tomando en cuenta que su gestión está encaminada a lograr la estadidad para Puerto Rico.

Otras columnas de Ismael Torres

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Gracias, Don Aníbal

Ismael Torres destaca parte del legado de Aníbal González Irizarry como tributo póstumo al apreciado presentador de noticias de la televisión boricua

💬Ver 0 comentarios