Benigno Trigo

Tribuna Invitada

Por Benigno Trigo
💬 0

El arte de la crisis

Hace unos días pasé por el Museo de Arte de Ponce en uno de mis viajes de regreso a Puerto Rico. Me detuve frente al cuadro pre-rafaelita del pintor galés Arthur Trevethin Nowell, Isabella and the Pot of Basil (1904), cuando dos visitantes norteamericanos se colocaron junto a mí. La mujer le comentó a su esposo con humor, “Now, there´s a new take on tree-hugging”. Se acercó a la lámina explicativa y dio un salto de horror cuando se dio cuenta de que lo que Isabella abrazaba no era un arbolito como ella creía, sino un tiesto donde se encontraba enterrada la cabeza de su amado.

Como se sabe, el cuadro está inspirado en un poema de John Keats que evoca el perfume de albahaca fertilizada por esa ominosa joya. Keats escribe, “the jewel, safely casketed, Came forth, and in perfumed leafits spread.” Para él, su perfume es un bálsamo que calma a Isabella. Keats lo compara a una luz pálida y plateada que le da a Isabella una fuerza melancólica que le permite levantar la cabeza y sonreir.

La reacción de los visitantes me hizo pensar en mi reacción hace muchos años cuando supe por primera vez que éste era uno de los cuadros favoritos de mi madre, la escritora Rosario Ferré (1938-2016). Nunca supe por qué le gustaba tanto esa historia de amor. Lo cierto es que Trevethin Nowell representa a Isabella de una forma un poco diferente a Keats. La Isabella del cuadro tiene los ojos cerrados y el cuerpo arrodillado. Está levemente inclinada y apoyada por la base del tiesto. Tal vez esa diferencia interpelaba a mi madre. No lo sé.

Pero sí la recuerdo en una posición parecida, abrazada de algo invisible para mí, con los ojos cerrados, apoyada en una cosa que la transformaba, y que ella a su vez transformaba con su escritura. Asocio esa cosa extraña que la iluminaba con la luz de la luna que nos cubría como una sábana blanca en el Oldsmobile, cuando regresábamos a San Juan, después de un fin de semana bajo el sol de Ponce.

Hoy me pregunto, si la luz pálida del cuadro puede ser un bálsamo para los días aciagos por los que estamos pasando. Días que incluyen 23 víctimas puertorriqueñas en el ataque a un gay club en Orlando, la Promesa del Congreso ante una crisis financiera de una enorme magnitud, y la confirmación por la Corte Suprema de los Estados Unidos de la autonomía jurídica limitada de la Isla.

Todo pueblo tiene su joya ominosa. Es una cosa fascinante que nos atrae y nos repele, que nos da apoyo y nos empuja a la misma vez, que nos perdona y que nos alienta. Esa cosa es muy antigua pero también es muy actual. Es anterior a una historia tan corta como la de Puerto Rico y los Estados Unidos, o como la de Puerto Rico y España, o tan larga como la de Puerto Rico y los huracanes del Caribe. Es una cosa que nunca nos abandona y que es natural que tratemos de olvidar. Después de todo, el olvido es nuestra facultad original. Pero el olvido también encuentra a su amante y a su rival en esa cosa, y sentimos su efecto aun cuando nos creemos independientes de ella. El cuadro de Trevethin Nowell contiene su fuerza. Es cierto que no la podemos ver directamente, pero no es menos cierto que nos ilumina y que no debemos ignorarla. Porque a la luz de esa joya ominosa podemos ver el camino que tenemos por delante. No es un camino fácil, pero no lo ha sido nunca. Monumentos como el cuadro de Trevethin Nowell nos recuerdan que no estamos solos frente a un abismo, sino acompañados por algo que se repite y que conocemos muy bien: algo que sigue dándonos dirección con su luz y vida con su extraño abrazo.

Otras columnas de Benigno Trigo

jueves, 25 de octubre de 2018

Bad Bunny y la Resurrección

El profesor Benigno Trigo expresa que Bad Bunny nos lleva en ese viaje secular que promete serenar nuestro coraje frente a la crisis y reorientarlo hacia un renacimiento

viernes, 5 de octubre de 2018

Papá Kavanaugh

El profesor Benigno Trigo dice que el testimonio del juez ante el Congreso muestra la paradoja del padre en la sociedad: el Padre hace la ley, pero la imputa si su nombre se cuestiona

martes, 25 de septiembre de 2018

Myrna Báez

El escritor Benigno Trigo expresa que la artista plástica era sensible a la precariedad y a la urgencia de la vida entre el aquí y el allá

miércoles, 5 de septiembre de 2018

La quiebra y la fe

El escritor Benigno Trigo argumenta sobre la importancia de la fe en momentos difíciles, como la quiebra de la Iglesia

💬Ver 0 comentarios