Ramón Cruz

Tribuna Invitada

Por Ramón Cruz
💬 0

El asalto por el asfalto en Puerto Rico

Mientras a algunos la resignación y la costumbre les han anestesiado los sentidos y ya ni sienten los hoyos en la carreteras, otros transitan las vías en piloto automático programado para esquivar cráteres. No creo que haya nadie en esta Isla que pueda decir algo positivo de la condición en que se encuentran nuestras vías de rodaje.

Entre la Junta, la huelga y las reformas legislativas, a muchos seguramente les pasó desapercibido un artículo de El Nuevo Día sobre la cuestionable calidad del asfalto en nuestras carreteras. En resumen dice que la Autoridad de Carreteras y Tránsito (ACT) ha gastado $3.2 mil millones en construcción y reparación de carreteras en los últimos diez años “sin tener suficientes mecanismos de supervisión, análisis y fiscalización de los proyectos contratados”.

La ACT utiliza solamente a dos compañías que asfaltan al País. De estas, una de ellas está vedada de licitar en Estados Unidos por “un esquema de fraude” que utilizaba asfalto de menor calidad. La ACT mayormente confía en las pruebas que les dan sus contratistas con laboratorios que estos escogen.

¿Suena familiar? Parecería un plagio de otra narrativa. Aunque, por ahora, esto es una especulación, cabe la posibilidad que existiese un esquema parecido al del “Cartel del petróleo”.

Es por esto que debemos exigir una investigación independiente que indague inclusive a compañías contribuyentes a campañas políticas. También es necesario cambiar las prácticas de pavimentación como la utilización de neumáticos triturados.

Recuerdo que cuando fui vicepresidente de la Junta de Calidad Ambiental (JCA) hubo una crisis de neumáticos acumulados por todos los rincones de la Isla y cientos de miles estuvieron varados en el puerto de Mayagüez sin encontrar ningún destino en el mundo. Los alcaldes protestaban, la ciudadanía vivía temerosa de otra epidemia de dengue y los consumidores estaban molestos porque pagaban un impuesto para un reciclaje de gomas que no sucedía.

Una de las posibilidades que recomendamos era la utilización de neumáticos triturados en el asfalto, lo cual el Departamento de Trasportación y Obras Públicas (DTOP) obstaculizó alegando que sus costos eran muy elevados y optaron por hacer un proyecto piloto en Cayey.

Cabe resaltar que años atrás en una crisis similar hicieron otro proyecto piloto en la Carretera Número 10 hacia Adjuntas. Sería importante ver el estudio costo-beneficio del proyecto piloto pues años después ese trozo de carretera estaba en mucha mejor condición que las partes no incluidas en el proyecto.

En muchos estados de Estados Unidos y varios países en Europa este método es una práctica común. Arizona comenzó proyectos pilotos hace más de cuatro décadas.

El “Asphalt Institute”, fundado en 1919, recomienda su uso y nombra entre sus muchos beneficios un mejor rendimiento del asfalto, superficies menos resbaladizas y reducción del sonido. Además, es mejor para el mantenimiento de los carros.

No encuentro razón que justifique que los neumáticos triturados en el asfalto no pasen de la fase piloto a un requisito de licitación donde participen otras compañías que ya lo hacen en otras partes de Estados Unidos. Para esto parece no haber “fast track”, aunque me parece urgente para resolver el problema de la pavimentación y los hoyos así como el problema del reciclaje de neumáticos y reducción de casos de dengue y zika.

A los contratistas seguramente no les conviene que las carreteras duren mucho tiempo sin tenerlas que asfaltar nuevamente.

¿Por qué los municipios y la ACT no dan un alto a esta práctica? ¿Será que existe un esquema parecido al cartel del petróleo?

Espero que recuerden esto cada vez que caigan en un hoyo y actúen llamando sus representantes electos.

Otras columnas de Ramón Cruz

jueves, 20 de septiembre de 2018

A caminar por un futuro limpio en Puerto Rico

El ambientalista Ramón Cruz declara que Puerto Rico carece de un plan de acción para mitigar sus emisiones y de adaptación ante el cambio climático

💬Ver 0 comentarios