Nelson Canals

Tribuna Invitada

Por Nelson Canals
💬 0

El barbero de Barrio Obrero

El documental fílmico que relata los acontecimientos ocurridos durante la insurrección nacionalista del 30 de octubre de 1950 me revivió un recuerdo de infancia. Cuando ocurrieron los hechos yo tenía seis años de edad y cursaba el primer grado de escuela elemental. Al regresar de la escuela a mi casa, escuché por la radio de unos vecinos un acontecer dramático.

Transmitían en vivo el tiroteo que acontecía en una barbería en Barrio Obrero. El locutor describía el enfrentamiento de un barbero y la Policía. Informaba que un grupo de agentes había rodeado la barbería y disparaban sus armas contra el edificio, pero que desde el interior del negocio disparaban ráfagas de balas contra los policías. Parecía que había más de una persona dentro de la barbería y el gobierno movilizó efectivos de la Guardia Nacional de Estados Unidos para capturar al barbero. Entre policías y soldados había cuarenta hombres armados con pistolas, rifles, ametralladoras, granadas y bombas lacrimógenas. Los militares y policías trataban de subyugar al solitario barbero que se defendió con las pocas armas que tenía. Finalmente lo arrestaron inconsciente y gravemente herido.

A mi corta edad no podía entender lo que estaba ocurriendo en Barrio Obrero, ni sabía lo que estaba pasando en Puerto Rico y menos aun lo que era una insurrección. Pero mi sentimiento infantil se identificó con el barbero acorralado. Años después supe que el barbero se llamaba Vidal Santiago y que resistió a un pelotón de policías y soldados por varias horas antes de ser arrestado. Cuando su barbería fue atacada no había cometido delito alguno. Por haber resistido el arresto sufrió muchos años de prisión, pero el delito mayor fue haber sido el barbero de Don Pedro Albizu Campos.

Otras columnas de Nelson Canals

💬Ver 0 comentarios