Carlos Rosa Rosa

Punto de Vista

Por Carlos Rosa Rosa
💬 0

El BSN y la Federación de Baloncesto necesitan jugar en equipo

El Baloncesto Superior Nacional (BSN), para celebrar su torneo bajo los estatutos de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), necesita el aval de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico.

Sin el aval, prácticamente, sería imposible efectuar su torneo.

Esto supone que haya una relación “amigable” entre ambos organismos, ya que se necesitan. El BSN paga más de $100,000 anuales para recibir el aval, así que la Federación se beneficia económicamente.

Pero el pasado jueves, lamentablemente, quedó nuevamente en relieve la pobre relación del BSN con la Federación. Temprano en el día, la Federación, responsablemente, emitió un comunicado en que anunció la suspensión de toda actividad de sus ligas afiliadas, incluyendo el BSN, debido al avance del coronavirus.

El Nuevo Día indagó con el director de torneo del BSN, José Solá, sobre si esta directriz incluía a la liga superior, y Solá, en primera instancia, dijo que no, porque el organismo tenía pautada una reunión en la tarde para atender este asunto.

Me resultó sorpresiva esta reacción del BSN, que ya tenía conocimiento de que la Federación en cualquier momento iba a emitir esta orden, producto de una comunicación de la FIBA.

Si hay una directriz de la Federación, el BSN tiene que acatarla de inmediato. Era responsabilidad del BSN comunicar que acataban la decisión de la Federación y que más adelante ofrecerían detalles de los pasos a seguir con relación al torneo a la conclusión de la reunión que celebrarían en Bayamón.

Pero lo mejor estaba por venir.

Al terminar la reunión de los apoderados, el BSN emitió un escueto comunicado de una línea, confirmando la pausa del torneo ante la declaración de emergencia hecha por el gobierno para prevenir un brote del COVID-19. 

En ningún momento, el BSN comunicó públicamente que su decisión estuvo basada en la orden de la Federación. A mi juicio, fue una falta de respeto a la institución, que rige el baloncesto en la isla. Esto es sencillo: la Federación es quien manda, y el BSN está en la obligación de acatar sus decisiones. 

Sé que hay algunos apoderados que andan disgustados con decisiones pasadas de la Federación, que los obligó a detener el torneo para cumplir con compromisos del Equipo Nacional, y no ven con buenos ojos dichas directrices de la institución.

Me sorprendió que el nuevo presidente de la liga, Ricardo Dalmau, quien, de paso, aún es tesorero de la Federación, le diera el visto bueno a ese comunicado. Me consta que la relación entre Dalmau y el líder federativo Yum Ramos es buena. Por tal razón, me llamó la atención dicha reacción del BSN. 

Se supone que la Federación y el BSN deben “jugar” en equipo por el bienestar del baloncesto en la isla. Lamentablemente, no es así.

Otras columnas de Carlos Rosa Rosa

viernes, 28 de febrero de 2020

Buenas señales en el BSN

Es la primera vez que la liga presenta las mismas franquicias en temporadas consecutivas. Y los nueve apoderados que estuvieron en la campaña 2019 están de vuelta, escribe Carlos Rosa Rosa

viernes, 21 de febrero de 2020

Equipo nacional ante el reto del relevo generacional

Hay que poner en vitrina el talento joven en competencias regionales o continentales, tal y como sucedió en Lima 2019, pero como parte de una buena planificación, plantea Carlos Rosa Rosa

viernes, 14 de febrero de 2020

La “guerra” silenciosa

Tengo la impresión de que la relación entre las principales líderes del deporte en el país no está ni cerca de ser una como la del pitcher y cátcher, escribe Carlos Rosa Rosa

💬Ver 0 comentarios