Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

El camino empedrado del gobernador

Las secuelas de la intempestiva salida de Julia Keleher del Departamento de Educación han golpeado en la cara al gobernador Ricardo Rosselló Nevares justo cuando parece encaminarse a un nuevo forcejeo con la Junta de Supervisión Fiscal.

El asunto en cuestión es el presupuesto gubernamental que debe entrar en vigor el 1 de julio y que, ahora en borrador sometido a la Junta, propone gastos muy superiores a los parámetros establecidos por el organismo.

Sin recuperarse aún del batacazo que representaron la salida de Keleher y las revelaciones de que su hermano mayor, Jay Rosselló, se encargaba desde un bufete privado de atraer inversionistas interesados en crear escuelas chárter en Puerto Rico, el gobernador intenta ahora convencer a la Junta de que le apruebe un presupuesto de $9,527,000, que es 9% mayor que el actual y casi $1,500 millones por encima del límite sentado por el organismo creado por la ley Promesa.

Aparte de la batalla que tendrá que librar para convencer a la Junta, Rosselló deberá darle muchas explicaciones al país en torno al aumento que propone en algunas partidas y, sobre todo, a la reducción drástica en otras.

Por ejemplo, además de subir los presupuestos de agencias como Salud, Educación y Seguridad Pública, propone más dinero para La Fortaleza, ni un centavo para el Bosque Modelo y una baja de 25% a los ya agobiados municipios.

En el renglón de salud, la partida responsable de la mayor parte del aumento es la reforma, ahora rebautizada Vital, que a partir de septiembre se quedará sin fondos federales esenciales para su subsistencia.

Pero, organismos relacionados a la salud, como el Centro Comprensivo de Cáncer, pierde el 47% de su asignación en la propuesta del gobernador.

En cuanto a educación, a pesar de los aumentos que propone, también le quita otro 13.3% a la estrangulada Universidad de Puerto Rico.

Rosselló Nevares tendrá que ocupar gran parte de su tiempo en el tema presupuestario, pero el asunto Keleher, bajo investigación federal por sus manejos en Educación, y el de su hermano y el bufete Hogan, Marren, Baboo & Rose, seguirán en la discusión pública hasta el final de la campaña eleccionaria de 2020.

Cuánto daño le harán a la candidatura reeleccionaria del gobernador está por verse, pero sería bueno que Rosselló Nevares recordara los últimos tiempos de la gobernación de su padre, Pedro Rosselló.

Agobiado el país por numerosos casos de corrupción en su gobierno, el entonces gobernador Rosselló se hizo notorio por sus reclamos de que no sabía nada.

El actual gobernador va por el mismo camino, diciendo inclusive que nadie le dijo que Keleher estaba bajo investigación.

Su padre no era candidato a reelección en 2000, pero su partido perdió en gran medida por todo lo ocurrido en el gobierno. Él, que sí es candidato, debería haber aprendido la lección.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

viernes, 17 de mayo de 2019

El nuevo viejo acuerdo en la AEE

La periodista Irene Garzón expone que El país necesita mucho más que acuerdos enfocados en el pago de una deuda que ni siquiera sabemos si es legítima

viernes, 3 de mayo de 2019

La reforma electoral exige consenso

La periodista Irene Garzón destaca la importancia de proteger el frágil balance político al reformar el sistema electoral del país

martes, 23 de abril de 2019

El cuento del Senado y el lobo feroz

La periodista Irene Garzón Fernández expone la versión de que el PNP confía en que una directiva planchada desplace a los actuales directores y que el director ejecutivo sería sustituido por otroa gusto del gobierno actual

💬Ver 0 comentarios