Juan Dalmau

Tribuna Invitada

Por Juan Dalmau
💬 0

El carnaval de la asimilación

La visita a Puerto Rico de los aspirantes a la candidatura presidencial de Estados Unidos, Hillary Clinton y Marco Rubio, demócrata y republicano respectivamente, reflejan una vez más la actitud servil y domesticada del liderato del Partido Popular y del PNP.

Es increíble que ante las humillaciones coloniales de los políticos estadounidenses todavía existan personas en Puerto Rico que les rindan pleitesía. Estos políticos norteamericanos siempre vienen a mascar unas palabras en español, manipular algunas emociones y llevarse sus maletas llenas de dinero para sus respectivas campañas. Luego, ninguno demuestra compromiso real con Puerto Rico.

En el 2008 el liderato del Partido Independentista Puertorriqueño lo anticipó. Cuando populares y penepés estaban deslumbrados con el brilloteo de los zapatos de los aspirantes presidenciales de entonces -Barack Obama y Hillary Clinton- anticipamos que ningún compromiso tendrían con Puerto Rico. En aquel momento, el actual presidente Barack Obama prometió atender el tema del status colonial de Puerto Rico en su primer término. Nada hizo. Y, por otra parte, Hillary Clinton llegó a prometer aprobar el voto presidencial para los puertorriqueños residentes en el territorio. Algo que fue puesto en entredicho por no ser viable jurídicamente. A cambio de dinero son capaces de prometer lo que sea.

Si de algo ha servido la visita de los aspirantes presidenciales es para confirmar lo que el independentismo ha dicho históricamente: que los políticos americanos no respetan a quien no se da a respetar. En ese contexto de carnaval asimilista, se convocó la Junta de Gobierno del gobernante Partido Popular. Al contrario de lo que algunos ingenuamente anticiparon, la Junta no consideró un informe sobre estatus que se le había solicitado a un grupo de expresidentes de la colectividad. Se informó, en cambio, que el liderato espera por el asesoramiento de un abogado estadounidense que de alguna forma le dé respiración artifical al moribundo ELA colonial.

Ante ese escenario es necesario que los sectores anticolonialistas insistamos del liderato político del país acciones que conduzcan a un proceso de autodeterminación. El PIP ha hecho una propuesta de Asamblea de Status como mecanismo procesal viable que conduce a ese objetivo.

En esa Asamblea de Status que propone el PIP ningún sector tiene que renunciar a su preferencia de status. Distintas comisiones compuestas por los delegados de las diferentes fórmulas definirían su opción no colonial ni territorial. Luego iríamos todos en conjunto con una sola voz a exigir del gobierno estadounidense una respuesta sobre la viabilidad, las responsabilidades y las obligaciones que cada opción conlleva. Al final de proceso el pueblo escogería entre las alternativas.

Los independentistas sabemos que en ese proceso la independencia surgirá como la opción viable y beneficiosa para el país. Corresponde a los miembros del Partido Popular que creen en alguna fórmula de asociación no colonial ni territorial, ejercer la presión política necesaria para que su partido supere las actitudes inmovilistas. Y corresponde a los miembros del PNP obligar que su liderato no se conforme con administrar el presupuesto colonial y exigir acción sobre el proceso de status.

Es el momento de exigir respeto ante el repudio a la colonia antidemocrática manifestado en el plebiscito de 2012 y emplazar al liderato político estadounidense a que responda a dicho resultado y a que actúen con acciones descolonizadoras para hacer frente efectivamente a la crisis política, económica y fiscal que sufre el país.

Otras columnas de Juan Dalmau

lunes, 1 de octubre de 2018

La independencia es opción democrática

El senador Juan Dalmau alude al maltrato que recibe Puerto Rico de Estados Unidos y defiende la independencia como opción democrática para el país

💬Ver 0 comentarios