Joel Acevedo

Tribuna Invitada

Por Joel Acevedo
💬 0

El cerebro del adolescente

La casa ha estado vacía por años y, según la leyenda, brujas y fantasmas la visitan en la noche. Un joven curioso y con cierto temor vive cerca. Los amigos lo retan a entrar a la casa en la noche. Él sabe que le da miedo pero le inquieta más quedar mal. Lo motiva que lo reconocerán: quedará como el más “cool” o como el hazme reír.

Con los vellos erizados, entra a las 11pm. Para su mala suerte, los dueños de la casa regresan tras años sin visitarla. Lo atrapan, llaman a la Policía y el Procurador de Menores determina radicar cargos de escalamiento contra el menor. Tres años de cárcel o cuatro de probatoria es la consecuencia de sus actos, de acuerdo con el Tribunal de Menores.

Según el Manual de Diagnósticos Psicológicos (DSM5), los niños y adolescentes con TDAH (trastorno de déficit de atención con hiperactividad) están “conducidos por un motor”, son inquietos, desorganizados e impulsivos. (Para más información consulte a un psicólogo). El 54% de los padres con hijos diagnosticados con TDAH que entrevistamos para el proyecto “eiQvr App” declaró sentirse frustrado por esas conductas. El DSM5 ha establecido que el 2.5% de personas con 17 años o más tienen TDAH.

El cerebro de un adolescente con TDAH no es peor o mejor: simplemente es distinto. Su “nucleus accumbens”, la región del cerebro asociada a la anticipación del placer, está más activo que su corteza pre frontal, la región cerebral asociada al control y análisis. La dopamina, neurotransmisor del placer y gratificación, actúa abundantemente en los adolescentes. Esos dos factores hacen que sobrevaloren el riesgo y subestimen las consecuencias. Su capacidad de análisis no se ha desarrollado totalmente. Los estudios muestran que la corteza pre frontal termina de hacer sus conexiones neuronales aproximadamente a los 25 años de edad.

A los 11 años, el cerebro de las niñas alcanza su máximo nivel de materia gris (asociada al control). Los niños a los 13 años. Aunque en esas edades se supone hayan alcanzado el control, pero no lo logra la mayoría de los casos (a menos que hayan sido expuestos a ciertos deportes y artes) porque en lo más profundo en su cerebro ocurre un proceso crítico (en adolescentes con y sin TDAH).

El cerebro adolescente pasa por una etapa llamada “poda”, en la que las neuronas actúan por un principio natural llamado “lo utilizas o lo pierdes”; las neuronas se autoregulan eliminando la información que no han utilizado y prevalen las que están usando en el momento. Precisamente, lo que eliminan es materia gris, por lo cual van perdiendo control. Mientras, la materia blanca (asociada a mayor absorción de información) cobra fuerza. Entonces, tenemos adolescentes con cerebros que sobrevaloran el placer, subestiman las consecuencias, no tienen control emocional y se creen que lo saben todo porque tienen capacidad de aprender rápido.

Imagínese ese cuadro para los menores de Puerto Rico, que pueden ir presos por un incidente como el contado al principio de este artículo. En la actualidad no se ha fijado una edad mínima para que el Tribunal de Menores asuma jurisdicción sobre una persona menor de edad que haya cometido un acto considerado delictivo. Hay que atemperar a los tiempos la Ley 88 de 1986: 31 años después, la ciencia del cerebro explica claramente la naturaleza de las conductas de adolescentes, y de aquellos diagnosticados con TDAH.

Otras columnas de Joel Acevedo

domingo, 16 de septiembre de 2018

Crucial educar sobre los prejuicios

El profesor Joel Acevedo Nieto argumenta sobre las personas que “pensamos líderes” y hasta se reconocen como modelos, para resaltar la importancia de educar bien y no promover prejuicios

sábado, 1 de septiembre de 2018

Emprender y educar

El neurocientífico Joel Acevedo señala que el emprendimiento es un ente educador

lunes, 13 de agosto de 2018

Productividad a costa de drogas

Joel Acevedo expone el riesgo de quienes sucumben a la tentación de utilizar anfetaminas ilegalmente

miércoles, 11 de julio de 2018

Mejorar la memoria

El neurocientífico Joel Acevedo explica cómo mejorar la memoria

💬Ver 0 comentarios