Jorge Suárez

Punto de vista

Por Jorge Suárez
💬 0

El conflicto social del crimen racial

Los innumerables estudios que se han realizado alrededor del mundo sobre el tema de la criminalidad enmarcados en su causa, razones, orígenes, entre múltiples factores, poseen un aspecto en común: la actividad criminal se reparte de igual forma en todas las estructuras sociales. 

Según el Dr. Juan José Nicolás Guardiola, todo aspecto criminal está atado a los conflictos sociales. Los conflictos son inevitables en las sociedades. Los cambios que se producen de forma constante en la sociedad son parte de su estado normal, pues siempre existirán individuos que no compartirán el orden social establecido e intentarán hacerle cambios de diversas formas y maneras. Pero, ¿cuáles pueden ser los factores que inciden en estos constantes intentos de cambios? 

Analizando lo que ha estado ocurriendo en el mundo como consecuencia del asesinato de George Floyd en Minnesota, resurgen elementos que yacen ocultos y que aportan de por sí a la desintegración de la sociedad, el racismo. Esa desigualdad social, que, de igual forma, busca establecer la corrección de acciones de sus miembros entre sí, es la que continuamente está en proceso de cambio. Las leyes están para interpretarse y aplicarse en cualquier nivel social, sin derecho a segmentarlas o escogerlas. Puerto Rico no esta exento de estas acciones sobre el discrimen, clasismo, favoritismo, y, menos aún, de la costumbre errónea de mirar hacia el lado por que “eso no es conmigo”.

Mirando de cerca los orígenes o las raíces de la desigualdad social y sus elementos comunes, la mayoría de los estudios realizados nos sugiere que los puertorriqueños tenemos que centrar nuestro pensamiento en el trasiego de drogas y armas, en la violencia conyugal y de familia, así como en la violencia infantil y contra los envejecientes. Son las estructuras clasistas, a las que hemos hecho referencia, las que reflejan en sus definiciones lo que es delito y cómo se criminaliza. Por consiguiente, el color de la piel de por sí ya lleva ventaja en quién puede o no, por el mero estigma, establecer quién es el que comete el delito. La criminología tradicional ha jugado un papel legitimador y justificador en estos aspectos “sociales” pues no las censura. Tiene la sociedad en sí que hacer la denuncia, el reclamo y traer la realidad sociopolítica que vivimos, para evitar perpetuar lo que esta mal y traer a lo práctico lo que de por sí es lo correcto. 

La estigmatización y la clase asignada por la sociedad que conduce el ejercicio, son los que ya designan factores con determinadas características de lo que ese grupo entiende debe ser el comportamiento social o el tipo de sociedad al que como grupo aspiran. Podríamos concluir que el estigma social no define la escala de la delincuencia pues no se trata de color de piel sino de valores y moralidad.

Otras columnas de Jorge Suárez

miércoles, 20 de mayo de 2020

Prolifera el fraude en época de virus

No podemos dejar que el fraude y el COVID se unan para destruir nuestra sociedad. Juntos también paramos el virus del fraude, dice Jorge Suárez

martes, 5 de mayo de 2020

Los 50 días del COVID-19

Estos 50 días mostraron la ineficacia de muchos jefes gubernamentales en su desempeño para el beneficio del pueblo de Puerto Rico, escribe Jorge Suárez

💬Ver 0 comentarios