Edgar Rodríguez Ríos

Punto de Vista

Por Edgar Rodríguez Ríos
💬 0

El consenso que necesitamos

Una de las consecuencias de la crisis del coronavirus en los Estados Unidos es la deseabilidad de aumentar la elaboración de productos farmacéuticos en territorio americano.  Esto surge gracias al interés en reducir la dependencia de China en la producción de estos bienes, debido a la importancia de este país en la generación de la crisis y a la guerra comercial que lleva con el gigante asiático.

Desde que se anunció este interés en la prensa estadounidense se ha mencionado a Puerto Rico como la alternativa idónea.  Algunos manifestaron que es una oportunidad para matar dos pájaros de un tiro: reducir la dependencia de China e impulsar el crecimiento económico de Puerto Rico. 

Como pocas veces sucede, la gobernadora, la Junta de Supervisión Fiscal, la Comisionada Residente, varios congresistas y el partido principal de oposición están de acuerdo: Puerto Rico tiene las condiciones adecuadas para recibir las empresas manufactureras y aumentar la producción de bienes farmacéuticos y de dispositivos médicos.  Solo la forma que debe tomar el incentivo federal los separa.

Sin embargo, los acuerdos más importantes tienen que estar relacionados a como integrar estas empresas al resto de la economía de Puerto Rico.  Todos los países del mundo tienen empresas procedentes de otros orígenes, pero la integración de las empresas extranjeras con las economías locales no se manifiesta de la misma manera.  Precisamente, este fue el error que se cometió durante los casi 30 años que las empresas 936 estuvieron en Puerto Rico.  Varios estudiosos del tema han documentado los pocos eslabonamientos interindustriales entre las empresas 936 y las empresas locales, sea porque el gobierno no buscó generarlos o debido a que estas empresas no tenían interés en establecerlos.

El consenso más importante que se debe estar generando en el país tiene que estar vinculado con las estrategias para impulsar el empleo en el sector manufacturero, comercial y de servicios a partir del anhelado crecimiento de las empresas farmacéuticas y de dispositivos médicos estadounidenses en la isla.  

¿Qué tipos de empresas se buscará fomentar para que se integren a la cadena de valor de la producción de estos bienes?  ¿Qué rol jugarán las instituciones de educación superior para que la oferta de capital humano sea congruente con la demanda y para que se produzca más investigación y desarrollo? ¿Se desarrollará una política energética que lo impulse?  ¿Seremos capaces de crear una política industrial para estos propósitos?


Otras columnas de Edgar Rodríguez Ríos

martes, 5 de mayo de 2020

En peligro las pymes ante el toque de queda

En una crisis de este tipo, las empresas grandes se vuelven más poderosas, ocupando parcialmente el espacio de las empresas medianas y pequeñas, plantea Edgar Rodríguez Ríos

domingo, 8 de marzo de 2020

La tolerancia de los puertorriqueños

Las altas expectativas del verano 19 no se han cumplido y persiste la tolerancia ante las deficiencias del gobierno, argumenta Edgar Rodríguez Ríos

💬Ver 0 comentarios