Juan Antonio Ramos

Lo que tengo que decir

Por Juan Antonio Ramos
💬 0

El corazón blandito del narco

He visto muchas películas de gánsters desde que era muchacho. Recuerdo las palabras que dice Henry Hill en la introducción de GoodFellas, el clásico dirigido por Martin Scorsese.

Henry quiso ser gánster desde chiquito. En un barrio habitado por “don nadies”, el gánster adquiría prominencia, poder y respeto. Estacionaba su auto donde quería sin infringir la ley, era recibido por las bromas pesadas de sus amigos violentos en la entrada de los bares, tenía mujeres atractivas y carros lujosos, alcahuetes que le abrían la puerta y le servían los tragos, burlaba filas, obviaba las reservaciones y al atravesar la puerta del nightclub, mozos solícitos y presurosos lo ubicaban al pie del escenario.

Algo que siempre me ha llamado la atención de estos matones es su devoción por la familia, los amigos y los niños. En The Godfather de Francis Ford Coppola, Clemenza le dice a su amigo que tenga cuidado cuando dé marcha atrás al auto que conduce, porque hay niños jugando en la acera. En ese mismo carro llevan a un individuo que ejecutarán más adelante por traidor.

The Godfather comienza con la boda de Connie, la hija de Vito Corleone. El padre baila con la novia en una escena enternecedora. La relación que se establece entre Michael y su padre es entrañable. Y Vito muere mientras juega con su nieto.

El corazón blandito del hampón se hace patente en las conocidas series de televisión The Sopranos y Breaking Bad. Tony Soprano siente un amor desmedido por su familia. No hay nada que él no esté dispuesto a hacer por sus hijos y su esposa.

Por su parte, Walter White decide fabricar metanfetamina para garantizar la seguridad económica de su familia cuando él muera de cáncer. Al menos, esa es la razón que impulsa a este maestro de escuela a convertirse en el narco más temido de la región aledaña a Nuevo México.

Si hablamos de “narco”, tenemos que admitir que abundan las series y las telenovelas centradas en este personaje siniestro. La más popular y la mejor de estas producciones es Pablo Escobar, el patrón del mal, basada en la vida de Pablo Escobar Gaviria. Este narco ejerce sobre nosotros una fascinación que oscila entre la admiración y el desprecio.

Por un lado Escobar es inteligente, simpático, generoso, buen padre, buen hijo, buen hermano, y por otro es un megalómano brutal, un sicópata sanguinario, avaricioso y cruel. No obstante, es justo señalar que el amor por su familia lo conduce a un enfrentamiento armado con las fuerzas policiacas que le cuesta la vida.

De este delincuente asombroso conocemos su inmensa fortuna, sus incontables propiedades, su poder desmesurado, sus extravagancias y caprichos. En su momento de mayor gloria fue considerado como el narcotraficante más temido y poderoso del mundo. Algo que podríamos decir de Joaquín “El Chapo” Guzmán en el presente.

Pero a “El Chapo” le falta el carisma que le sobra a Escobar. De él sólo conocemos su lado oscuro y su extraordinaria capacidad para evadirse de las prisiones. Sin embargo, este maleante feo, bajito y rechoncho representa buen material para una telenovela mexicana, o una serie producida por Netflix sobre el narcotráfico. “El Chapo” lo sabe y pretende llevar al cine la historia de su vida. Él mismo se encargaría de producir esa cinta.

Su admiradora, la actriz Kate del Castillo, quien protagonizó la exitosa telenovela La reina del sur (la cual narra las aventuras de una “narca” implacable y seductora), es su contacto para atraer gente importante de Hollywood. “Al mejor cazador se le va la liebre”, y el astuto y escurridizo narco, cae como un pescaíto al permitir que el actor Sean Penn lo entreviste en una zona selvática de Durango.

Debido a esa imprudencia, la Policía pudo ubicarlo para arrestarlo luego en la localidad de Los Mochis, en el estado de Sinaloa.

Los agentes encontraron en la residencia ocupada por el narco, varios DVD’s de La reina del sur bastante maltratados por el uso. Se presume que el pobre hombre invertía el tiempo en verlos una y otra vez. Vivía tan obsesionado con el personaje encarnado por la actriz que en una ocasión hizo pública su admiración por el capo. Hacer la película sobre su vida no era más que un pretexto de “El Chapo” para conocerla y conquistarla.

Los peligrosos narcotraficantes Pablo Escobar y “El Chapo” Guzmán fueron traicionados por su corazón blandito. En esto se parecen a los gánsters de la ficción.

Analyze This, una comedia protagonizada por Robert De Niro, se burla de esta blandenguería.

Y es que el mafioso no puede mostrarse sentimental ante nadie. Retrocedemos a la condición primitiva del hombre en la que sobrevive y triunfa el más fuerte. Entre los bravos, el narco es el más despiadado y mortífero depredador. Recordemos los documentales de animales salvajes, en los que dos machos libran una batalla a muerte por la supremacía de la manada.

Pero nosotros somos seres humanos que estamos hechos para los afectos.

Todos necesitamos querer y que nos quieran. Eso incluye a gente como Pablo Escobar, “El Chapo” Guzmán y Donald Trump.

Otras columnas de Juan Antonio Ramos

sábado, 28 de julio de 2018

“Tití Harvard”

El escritor Juan Antonio Ramos declara que "en el Puerto Rico actual, montones de boricuas soñamos con convertirnos en una copia fiel y exacta del amo del Norte"

sábado, 23 de junio de 2018

“#Me Too” y los chicos malos

Juan Antonio Ramos argumenta sobre el riesgo del fanatismo que desemboca en cacería de brujas contra artistas y otras figuras públicas ante alegaciones de prácticas de abuso sexual u otras violaciones pues se fomenta una especie de macartismo que crea listas negras de personas famosas ante la mínima sospecha

💬Ver 0 comentarios