Joxel García

Punto de vista

Por Joxel García
💬 0

El coronavirus desde la perspectiva de la salud pública

Entre mis funciones como decimocuarto subsecretario de Salud y almirante en el Cuerpo Comisionado del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos, fui responsable de proteger la salud pública de nuestra nación y de todos los ciudadanos del mundo. Trabajé mano a mano con un muy respetado grupo de oficiales del Cuerpo Comisionado del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos, el equipo del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos y oficiales de salud a nivel mundial, estatal y local. Siempre trabajamos en equipo y sin que los colores políticos intervinieran en nuestras decisiones. El observar los desconciertos e insinuaciones políticas tergiversadas que están aconteciendo hoy en relación al COVID-19 o coronavirus me hace cuestionar a qué responde este miedo a un apocalipsis cuando la verdadera fuerza y conocimiento yace en las capacidades de los profesionales de salud pública.

¿Por qué las personas se apresuran a comprar máscaras quirúrgicas que no las protegerán contra un virus? ¿Por qué temer a algo que individuos que no son científicos o que son cuasi médicos explican en los medios de comunicación sobre una enfermedad que no entienden? ¿Por qué crear pánico?

En primer lugar, el sistema de salud pública de los Estados Unidos es el mejor. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) son una agencia que cuenta con profesionales expertos en salud pública y ciencias. Trabajan con nuestros funcionarios de salud, a todos los niveles, para proporcionar la información más reciente y el apoyo necesario relacionado a este nuevo virus. El gobierno federal ha convertido en prioridad la protección de la población y ha tomado acciones que incluyen las advertencias de viajes, entre otras.

La salud pública es una disciplina para mejorar y proteger la salud de nuestras comunidades mediante la comunicación, la educación, la ciencia probada y basada en evidencia, las medidas preventivas de salud, el control de enfermedades y la vigilancia y el monitoreo de estas. Los CDC trabajan en estrecha colaboración con los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), para coordinar y desarrollar respuestas clínicas para cualquier nueva amenaza a la salud pública. Estas entidades también trabajan en conjunto con la academia, las compañías farmacéuticas y nuestro Departamento de Estado para proteger la seguridad nacional y derrotar con éxito nuevas amenazas que surjan.  

La diligencia que se está llevando a cabo para responder al coronavirus es continua y el sistema de salud pública está trabajando en cumplimiento con los estándares y procesos más rigurosos. Mientras que los CDC y los oficiales estatales y locales trabajan para fortalecer la vigilancia e identificar nuevos casos,la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y los NIH están colaborando para acelerar los ensayos clínicos que identifiquen vacunas o tratamientos. De igual manera, todos los directivos principales de las compañías farmacéuticas a nivel internacional se reunieron en la Casa Blanca esta semana para acelerar el descubrimiento para el tratamiento y la elaboración de la vacuna contra este virus. Definitivamente, tener al vicepresidente Mike Pence, al secretario de Salud Alex Azar y al Dr. Anthony Fauci del NIH, entre otras grandes mentes liderando la respuesta al COVID-19, acelerará el descubrimiento de nuevas soluciones y acciones de respuesta para proteger la salud de la población.

Este brote demuestra la necesidad de contar con una infraestructura de salud pública mundial más sólida, que sea transparente, eficiente, efectiva, proactiva y en la que se trabaje en colaboración continua. Esta no es la primera vez que China y su sistema de salud ponen a riesgo la salud de sus ciudadanos y a la población mundial.

Sí, COVID-19 es un virus nuevo con una tasa de mortalidad de aproximadamente 1%, lo que lo convierte en una amenaza para la salud pública. Sin embargo, tenemos los mejores profesionales de nuestro sistema de salud pública trabajando juntos. Por favor, confíe en nuestro sistema de salud pública. Infórmese adecuadamente a través de sus profesionales de la salud, el Departamento de Salud, los centros de salud pública locales y estatales, y siga la información proveniente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.


Otras columnas de Joxel García

domingo, 15 de marzo de 2020

Lecciones globales del COVID-19

Las acciones proactivas de la gobernadora están alineadas con las mejores prácticas de salud pública, asegura el doctor Joxel García

miércoles, 11 de marzo de 2020

Los protocolos de prevención son esenciales

Joxel García declara que tomará por lo menos 12 a 18 meses para que tener una vacuna contra el coronavirus. Mientras, es fundamental identificar a personas con los síntomas y signos del virus

💬Ver 0 comentarios