José G. García López

Tribuna Invitada

Por José G. García López
💬 0

El costo de la corrupción

En Puerto Rico el problema de la corrupción es un fenómeno que parece estar muy arraigado a nuestra cultura. Por muchas décadas hemos visto cómo se ha perpetuado en las instituciones públicas y privadas. Este mal social es complejo y ocurre en los ámbitos político, administrativo y económico.

A pesar de los esfuerzos locales y federales, como las múltiples leyes o reglamentos aprobados para combatir este mal, continuamos observando actos de corrupción que tienen un impacto económico significativo en la sociedad puertorriqueña. Por eso, resulta inminente que comencemos a cuantificar de forma sistemática el costo de la corrupción gubernamental. Más aún cuando el país se encuentra en quiebra y bajo una Junta de Supervisión Fiscal que ha establecido medidas severas de austeridad a la población.

A nivel global, la Organización de las Naciones Unidas ha estimado el costo de la corrupción en $2.6 mil millones para 2018. Esto equivale al 5% del Producto Interno Bruto mundial, lo cual supera el 13% del PIB de la economía de los Estados Unidos y el equivalente al valor de la economía de Inglaterra. Se ha estimado que el gasto que representa la corrupción ayudaría a financiar el hambre de la población más vulnerable del planeta por diez años.

En Puerto Rico se han realizado pocos estudios que han intentado medir el impacto de la corrupción en términos macroeconómicos. Uno de los más completos fue realizado en 2010 por Alicia Rodríguez, profesora de la Universidad de Puerto Rico. La investigación se enfocó en medir el costo macroeconómico de la corrupción en el crecimiento económico de la isla. El estudio indica que el efecto de la corrupción incide en las asignaciones presupuestarias del Fondo General y, por ende, en el tamaño del gobierno. Además, encontró una relación negativa entre el índice de corrupción y el crecimiento económico de la isla.

Otros colegas como Eliezer Curet (QEPD), José Alameda y Jeffrey Valentín estimaron el costo de la corrupción en $3,400 millones en los años noventa. La Comisión de Derechos Civiles publicó en 2015 un estudio abarcador sobre la corrupción, pero no incluyó el impacto económico. Sin embargo, presentó múltiples recomendaciones que los organismos gubernamentales no han atendido con el rigor que merecen.

En el país no se dispone de un estimado confiable sobre el costo real de la corrupción en el gobierno y el sector privado. Resulta inminente que el gobierno de Puerto Rico, en unión al sector privado, coordinen el desarrollo de un estudio en esta dirección para conocer la dimensión de la corrupción y su impacto en nuestra economía.



Otras columnas de José G. García López

jueves, 30 de mayo de 2019

El costo de la corrupción

El profesor José G. García argumenta sobre el impacto económico de la corrupción gubernamental

💬Ver 0 comentarios