Francisco Parés Alicea

Punto de vista

Por Francisco Parés Alicea
💬 0

El costo de la oscuridad tributaria

En días recientes anunciamos la publicación del Informe de Gastos Tributarios para el año contributivo 2017. Es la primera vez que el gobierno de Puerto Rico emite un informe de esta naturaleza, que refleja el resultado de décadas de implementación de un sinnúmero de decisiones y visiones de política contributiva. Además, este reporte es una muestra de nuestro compromiso con una política fiscal de transparencia, ya que crea conciencia en la ciudadanía sobre el tamaño del gobierno. En ese sentido, este informe puede ayudar a los formuladores de política pública y al pueblo en general a comprender los usos a los que se destinan estos recursos y las consecuencias contributivas y económicas que resultan, ya sea directa o indirectamente, a raíz de las medidas impositivas legisladas.

Por otra parte, muestra una realidad innegable de nuestro sistema contributivo. Surge del contenido del informe que, en virtud de las medidas legislativas adoptadas, el sistema tiende a escoger “ganadores”, ya sea porque se persigue incentivar crecimiento económico o porque se intenta alcanzar ciertos objetivos particulares de política pública.

A pesar de que el informe producido no opina sobre la efectividad de estos para lograr sus objetivos o cómo ayudan al crecimiento económico de nuestra isla ni pondera cambios en el comportamiento de contribuyentes, sí presenta una oportunidad para hacer una reflexión más informada sobre nuestro sistema contributivo.

Además, el Informe de Gastos Tributarios sirvió para corroborar mi sospecha de que en nuestra isla se crean las leyes impositivas para mitigar, en parte, ciertas limitaciones jurídicas de nuestra jurisdicción para establecer políticas macroeconómicas. Hoy rendimos cuentas sobre estas determinaciones.

No obstante, estas desviaciones no necesariamente son una enfermedad, sino que pueden representar un síntoma de una condición mucho más profunda que el mismo “gasto tributario”. Invito al sector privado y a la academia a analizar el mismo y fomentar una política fiscal de mayor inclusión.

Cabe destacar que nuestra misión con este informe es darle mayor visibilidad a la ciudadanía sobre estas desviaciones. Hoy medimos en dólares y centavos lo que “cuesta” cada uno de estos gastos tributarios. Ahora llegó el momento de evaluar si estas desviaciones han alcanzado sus objetivos y si ameritan permanecer en nuestro sistema impositivo. Aquí ganan relevancia las disposiciones del Código de Incentivos que obligan al Gobierno a medir el rendimiento de ciertos incentivos.

Por último, el Informe de Gastos Tributarios ejemplifica la capacidad técnica de nuestro capital humano, pues el mismo fue confeccionado, en su mayoría, por empleados de carrera del Departamento de Hacienda. Estos empleados son los verdaderos héroes en nuestra gestióny son los verdaderos protagonistas de esta hazaña. A ellos mi más profundo agradecimiento por tan importante aportación al país.

Como agencia, esperamos continuar con la publicación de este tipo de informe para años contributivos futuros. Esto fomentará una mayor concientización de nuestro sistema contributivo y dará continuidad a nuestro compromiso con la transparencia.

Otras columnas de Francisco Parés Alicea

💬Ver 0 comentarios