Rosi Acosta

Punto de Vista

Por Rosi Acosta
💬 0

El COVID-19 y el cine: una oportunidad de oro

COVID-19 es el tema del momento, sin duda preocupante, y lo peor de todo es la incertidumbre que rodea esta situación sin precedentes, encerrados sin saber hasta cuándo. Todo el mundo está buscando en qué matar el tiempo metidos en sus casas, aburridos como ostras.

Dentro de todo encierro casero, voluntario o no, y cuando el bolsillo está un poco apretado, existe una alternativa de entretenimiento económica a la que el 99.9% del humano recurre: la televisión y el cine. Ahora, gracias a la tecnología, las plataformas digitales de contenido aumentan estas alternativas. 

Todo el mundo toma por sentado que puede prender el televisor, la computadora y montarse en el carro para ir al cine, por lo que nadie ha cuestionado la permanencia y existencia del cine y la programación televisiva.

Lamento informar que el coronavirus ha trastocado esa realidad. El contenido televisivo y cinematográfico no ha estado exento de esta pandemia. Tom Hanks, su esposa Rita Wilson y el actor Idris Elba se contagiaron con coronavirus (aunque Hanks ya fue dado de alta); no sabemos qué otras estrellas del cine puedan tenerlo. Hasta hoy y alrededor del mundo, grandes estudios de cine como Disney, Universal y Netflix han cancelado o pospuesto miles de filmaciones. Cadenas de TV han detenido cientos de producciones por sabe Dios cuánto tiempo, entre estas “Saturday Night Live” y “The Price is Right”. Miles de cines han cerrado sus puertas. Hasta Broadway está apagado por primera vez en su historia. 

Puerto Rico no es la excepción, pues las cuatro filmaciones que estaban corriendo tuvieron que detenerse y varias que estaban en agenda están pospuestas a saber hasta cuándo.

Todo esto representa pérdidas irreparables, miles de millones de dólares perdidos, millones de taquillas de cine sin vender y cientos de miles de empleados cesanteados. Las repercusiones económicas y culturales del COVID-19 en el mundo del espectáculo no tienen precedente, como muchas otras consecuencias venideras debido a esta pandemia. 

Hollywood lleva días buscando soluciones para enfrentar este reto, ayudar a los miles de trabajadores desplazados y asegurar la continuidad del contenido cinematográfico y televisivo. Y no van a escatimar en retomar lo que han dejado pendiente. 

Somos una industria que indudablemente va a rebotar rápido de esta crisis mundial. 

Cuando esto pase, y el mundo pueda volver a una nueva normalidad, nuestra industria de cine tiene que venir más fuerte y agresiva que nunca. Y el gobierno tiene que apoyarnos. Bastante falta van a hacer inyecciones económicas a corto plazo como las que las producciones de cine pueden ofrecer. Tenemos una oportunidad de oro que no podemos perder, aprovechando ese interés de Hollywood en crear contenido rápidamente y atraer miles de millones de dólares para Puerto Rico en momentos en que pocas otras industrias pueden retomar sus labores con la rapidez que el cine puede.  Ya lo demostramos a días del huracán María.

Es imperativo que, cuando reempecemos la vida, el gobierno, el Departamento de Desarrollo Económico y Hacienda agilicen los decretos pendientes de las películas que se detuvieron, aprueben las certificaciones por años aguantadas y las solicitudes de decretos para nuevas películas.

Nosotros lo que sabemos hacer es películas, pero primero que nada somos puertorriqueños y haciendo cine es que podemos ayudar a nuestra Isla.

Otras columnas de Rosi Acosta

💬Ver 0 comentarios