Manuel Mayo

Punto de vista

Por Manuel Mayo
💬 0

El COVID-19 y las cárceles: salvemos vidas

Nuestra sociedad moderna ha hecho todo lo posible por mantener el orden a través de un sistema punitivo que lleva a millones de personas alrededor del mundo a vivir tras las rejas.  En Puerto Rico hemos seguido ese modelo y tenemos aproximadamente diez mil personas encarceladas.  Dicho modelo debe revisarse. 

No obstante, la pandemia que enfrentamos por la propagación del virus COVID-19 obliga a atender situaciones apremiantes en el sistema correccional. Estas son: contagios, muertes asociadas a la pandemia, motines ante la inacción sanitaria de las autoridades pertinentes y fugas.  Estas situaciones ya se están dando en otros países. 

Para atajar la emergencia, diversos países han asumido una nueva postura: tener menos personas encarceladas. En el condado de Los Ángeles, California, se han liberado a más de 1,700 personas confinadas.  En dicha jurisdicción el tribunal ordenó la liberación de las personas que se encuentran en espera de juicio. En Ohio y Florida, también liberaron cientos de personas. En New Jersey el Tribunal Supremo ordenó la liberación de cientos de personas encarceladas, ya que mantener a un número grande de reclusos ponía en riesgo la seguridad pública. En España liberaron muchas personas que cumplían sentencias por delitos no violentos. En Irán, el caso más extremo, liberaron más de 72,000 personas. 

En Puerto Rico, de esto no se habla. Nuestro gobierno, que por un lado asume posturas contundentes en torno a la pandemia que nos azota, no quiere mirar hacia sus cárceles. A causa de la crisis económica, la Junta de Supervisión Fiscal recortó significativamente el presupuesto asignado al Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR). Esto, unido a fallidas decisiones administrativas de parte del Ejecutivo, ha desembocado en deplorables condiciones carcelarias. Este deterioro, sobre todo, se percibe en los servicios de salud, donde se ha reportado escasez de medicamentos y personal. Ante dicha realidad, y ante la pandemia que nos azota, el gobierno, nuestro gobierno, debe actuar.  

No se trata de crear o seguir protocolos, se trata de sacar de la cárcel a aquellos que están comprometidos de salud y que tengan la posibilidad de estar afuera. Se trata de que aquellos que estén cumpliendo por delitos menos graves o delitos no violentos, no sobrecarguen el sistema carcelario. El gobierno de Puerto Rico tiene el personal para salvaguardar la seguridad y dar seguimiento a aquellos que salgan de la cárcel. Salven vidas y salvaguarden la seguridad del país. 

Otras columnas de Manuel Mayo

💬Ver 0 comentarios