Mayra Montero

Antes que llegue el lunes

Por Mayra Montero
💬 0

El crimen del bacalao

No se enfrentan los dirigentes del partido en el poder a causa de las diferencias que han tenido por el cambio de fichas en la Comisión Estatal de Elecciones. Esa es la consecuencia. Pudieron haberse enfrentado con cualquier otra excusa. La verdadera causa de la fractura está en el menoscabo de los poderes de la Asamblea Legislativa, algo que se les hace insoportable a los presidentes de ambos cuerpos.

Saben que su influencia se reduce vertiginosamente, y su capacidad de reacción queda relegada a esos patéticos alardes con que se oponen a las medidas que les envía el Gobernador. O con los que desafían el veto a una ley tan absurda como la del extremismo religioso.

Ya que no se pueden rebelar contra la Junta de Control Fiscal, se desquitan con el que está inmediatamente por encima de ellos, que es Rosselló. Es por eso que la tensión se puede cortar con un cuchillo. Es muy grande la amenaza que se cierne sobre los líderes legislativos y sus lugartenientes. Impedidos de repartir prebendas o contentar a la gente que los apoya, olfatean, además, el fin de la Comisión Estatal de Elecciones, tal como la conocemos. Crece el clamor para que la desmantelen, y el desenlace está a la vuelta de la esquina.

Ni al Senado ni a la Cámara les han consultado el contenido del Plan Fiscal revisado que debe estar listo mañana. No los han tomado en cuenta en un país donde solían ser los grandes portadores de la última palabra. Se sienten humillados, y reaccionan como fieras heridas, erizándose y gruñéndole al que se les acerca. Dispuestos a saltar por lo que sea. Por el soberano chisme en la CEE, por ejemplo.

Mientras tanto, el destino político de la Isla se decide fuera, y no escuchamos ninguna proyección, no se comparten ideas, ni surge una interpretación realista de la gente llamada a explicar este crudo escenario.

En nuestras narices se está dando el principio de un gran reordenamiento ideológico en Puerto Rico. “Life is what happens while you are busy making other plans”. Esa es la recurrida frase de John Lennon, de la que suelo huir, pero que en este caso cae como anillo al dedo.

La vida está pasando en el Congreso (y en otros círculos: mitad locales, mitad extranjeros), mientras aquí nos sulfuramos por temas inconsecuentes, nos tiramos de las greñas por veleidades electoreras. Resulta infinitamente difícil —cuando no imposible—, para mucha gente, imaginar la vida sin campaña electoral, o con una campañita hueca, donde no se decide nada importante, porque el control y el poder auténtico durante por lo menos diez años, los van a ostentar otros. Y cuando pasen esos diez años, a ver cómo ha cambiado el mundo y la manera de pensar de los habitantes de la Isla. Los adolescentes, jovencitos de hoy, serán para entonces adultos. Toda una generación de ciudadanos maduros, que hoy participa de esa batalla estéril de la guerra entre partidos, y aun de sus propias luchas intestinas, serán, por su parte, ancianos desplazados para siempre de la vida política.

En cuanto al independentismo y el soberanismo, que para el caso es lo mismo y se limita al flujo y reflujo de dos o tres partidos alternativos, me pregunto, y les pregunto: ¿cómo superarán este incremento trepidante de la dependencia, que ahora tiene su climax en los más de $15,000 millones que han sido destinados a Puerto Rico, y en los multimillonarios préstamos, a intereses de fantasía, de la Small Bussiness Administration? ¿De verdad creen que es posible adelantar una agenda soberana en esta coyuntura? Descartada la estadidad (en el Congreso abominan de que se la mencionen); descartado el desprestigiado concepto del ELA (el verdadero fantasma sin cabeza de esta opereta); y descartada la independencia (únicamente viable, como ya es evidente, cuando Estados Unidos lo decida, quizá dentro de diez o quince años), ¿por qué los políticos insisten en mantener un discurso surrealista, aferrado a la negación?

El monstruoso meteoro que fue María parece haber echado por tierra los cimientos de muchas de las teorías que daban por hechas casi todos los políticos de todas las tendencias. Se han quedado en la discusión bajita. En la cotidianidad pasajera de si FEMA trajo o no trajo suficientes toldos. Si le dio contratos para la comida a tal empresa. Si los postes llegaban de China o de Puerto Cañaveral. Llegará todo de donde ellos quieran, ¿con qué narices vamos a reclamarles?

Al fin y al cabo, ése no es el punto.

Puerto Rico nunca había estado tan “ocupado”, ni siquiera cuando desembarcaron las tropas estadounidenses por la bahía de Guánica. Y el caso es que no se trata de una “ocupación” al uso, llena de hostilidad y repudiada por la mayoría de los ciudadanos. Lo que tenemos en la Isla es un tsunami de agencias federales, a las que nadie se atreverá a decirles que desocupen. Porque podrían complacer el pedido muertos de la risa. ¿O alguien lo duda?

Es necesario que el dinero asignado a Puerto Rico por el Congreso, una cifra colosal en cualquier liga y para cualquier país, sea regulado por la Junta de Control Fiscal, y en apego a las disposiciones de la Ley federal de Quiebras, custodiado de cerca por la jueza Laura Taylor Swain. Lo contrario sería tirarlo en una bolsa en el patio de La Fortaleza, como una piñata, para que cada cual tire hacia donde le dé la gana.

El Gobierno, sí, que lo reparta; que lo haga llegar a su destino; que lleve a cabo ese manejo burocrático que alguien tendrá que hacer y le agradeceremos mucho. Pero hasta ahí. Ocuparse de partir el bacalao, no. Sería un crimen. El crimen del bacalao, título de una novela de terror.

Otras columnas de Mayra Montero

domingo, 14 de octubre de 2018

Recorrido con dama

“En Hato Rey, menos compacto y más diverso que Condado, no podemos levantar fondos para pagar guardias privados”, expone la escritora Mayra Montero, al sugerir al Gobernador asomarse por su vecindario también afectado por la criminalidad

domingo, 7 de octubre de 2018

Leyes trituradas

La escritora Mayra Montero argumenta sobre el rechazo al proyecto de ley para pavimentar carreteras con una mezcla de neumáticos triturados

domingo, 30 de septiembre de 2018

Puerto Rico, Ruanda

Mayra Montero cuestiona el informe publicado por el Banco Mundial, que coloca a Puerto Rico en el tercer lugar de los países más desiguales del mundo

martes, 25 de septiembre de 2018

La sala del crimen perfecto

La escritora Mayra Montero comparte sus observaciones de los protagonistas del caso federal contra Áurea Vázquez Rijos por el asesinato de su esposo

💬Ver 0 comentarios