Nicolás Ramos Gandía

Tribuna Invitada

Por Nicolás Ramos Gandía
💬 0

El dato y la democracia

En una columna reciente en el Bangkok Post, Angus Deaton, el premio Nobel de economía de 2015 por sus estudios sobre la pobreza, afirma que los datos de alta calidad, asequibles a todos, transparentes y sin censura son el apoyo de la democracia.

El Nuevo Día en su portada del miércoles 28 de octubre de 2015, Jornada Crucial en Nueva York, nos dice: “Representantes del gobierno estuvieron todo el día reunidos con asesores de los bonistas, quienes mostraron escepticismo con las cifras económicas gubernamentales”.

Lo que nos señala que los bonistas -y los congresistas americanos también- muestran una alta desconfianza en lo que le planteamos o informamos como país.

El oscurantismo fue un término utilizado por los filósofos de la Ilustración en el siglo 18 para referirse a la oposición contumaz de los conservadores religiosos a las ideas liberales sobre la difusión del conocimiento.

La aplicación del conocimiento, que surge del dato contextualizado por la información, actúa como disuasivo al desdén de los políticos frente a los reclamos de sus constituyentes para ejercer efectivamente sus derechos civiles.

El gobierno de Puerto Rico (sumergido en una crisis financiera deficitaria por más de diez años, cuya economía no cuenta con mecanismos de desarrollo efectivo y que su política de industrialización se ha basado en beneficios contributivos de los cuales no tenemos ni una peregrina idea de su relación costo-beneficio para el país), tiene que proveer datos bien definidos, recopilados rigurosamente y estructurados en tablas y gráficas que se expliquen por sí mismas.

Sin embargo, y como siempre, aún en las crisis más difíciles no todo está perdido, tenemos un “think-tank” boricua como el Centro para una Nueva Economía cuyas aportaciones son de calidad mundial.

Otro ejemplo es el Centro de Investigación y Política Pública que creó la página Web ABRE Puerto Rico para fomentar una ciudadanía mejor informada y facilitar la transparencia gubernamental y proveerle datos del gobierno a cualquier persona interesada.

Podemos plantearle al gobierno lo que expresó Andrew Kantor (según citado por David Brin en su libro la Sociedad Transparente): “No hay vuelta atrás, y no hay que ocultar la información. Así que permitan que todo el mundo la acceda.”

Otras columnas de Nicolás Ramos Gandía

viernes, 12 de octubre de 2018

El péndulo de la política se mueve a la derecha

El profesor Nicolás Ramos Gandía analiza el potencial del candidato ultraderechista Jair Bolsonaro para ganar la presidencia de Brasil en una segunda ronda de votaciones.

lunes, 27 de agosto de 2018

Alcanzar preparación académica de alta calidad

El profesor Nicolás Ramos Gandía cita estadísticas de cambios en la población estudiantil y alude al reto de procurar preparación académica de alta calidad en Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios