Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

El deporte como propulsor de buenas nuevas

En tiempos de crisis, el deporte siempre ha respondido como ese bálsamo de buenas noticias, un paréntesis que nos permite sonreír y olvidar las penurias por un rato.

En el verano del 2016, el zika y los afectos adversos de una ola migratoria en ascenso eran algunos de los titulares de este diario.

Ahí vino Mónica Puig Marchán, y con su medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016, puso a todo un país a saltar y llorar de alegría. Por varias semanas, Puerto Rico fue un paraíso y nada nos agobió.

En el pasado mes de marzo, mientras el gobierno y la Junta de Supervisión debatían en torno al plan fiscal, el subcampeonato de nuestra selección de béisbol en el Clásico Mundial nos volvió a unir como pueblo.

Y el deporte no solo es un antídoto en Puerto Rico. Tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, el béisbol de Grandes Ligas jugó un papel trascendental en sanar las heridas de la nación estadounidense y retornar, poco a poco, a la normalidad.

Hoy día, Puerto Rico se enfrenta a la mayor crisis de su historia moderna. El huracán María no solo tumbó techos y hogares con sus poderosos vientos, sino que también sacudió y golpeó un ánimo del pueblo puertorriqueño que ya estaba por el piso.

Si pensábamos que Puerto Rico ya había tocado fondo gracias a la imposición Junta de Supervisión Fiscal y el éxodo masivo de boricuas hacia Estados Unidos, María se encargó de volvernos a tirar contra las cuerdas.

La crisis que enfrentamos hoy no tiene precedentes. Hay fallecidos, personas sin comida, sin agua, sin un techo...

Estamos faltos de buenas nuevas. En este momento, las mejores noticias serían ver alimentados, sanos y salvos a nuestros compatriotas que aún siguen pasando necesidades.

Pero también nuestros deportistas nos pueden ayudar. Ya muchos de ellos han aportado a la causa, enviando aviones repletos de suministros y donando millonarias sumas de dinero.

Ahora les toca ejecutar en el campo de competencia; hacernos llegar buenas noticias que nos vuelvan a sacar ese orgullo puertorriqueño. Esta semana comenzó la postemporada de Grandes Ligas, y ojalá que nuestros embajadores como Carlos Correa, Carlos Beltrán, Francisco Lindor y Javier Báez, entre otros, sean protagonistas absolutos y nos saquen una que otra sonrisa.

Mientras, Puig dio señales positivas la pasada semana al ganar cuatro juegos en China, y el lunes inicia otro torneo en Austria. Nuestros tenismesistas siguen viajando el planeta, y así otros atletas también competirán en lo que resta del año con el Puerto Rico inscrito en su uniforme.

Ya muchos deportistas nos alegraron con su presencia en la isla y donaciones. Ahora, hágannos sentir orgullosos en el campo de competencia.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

💬Ver 0 comentarios