Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

El deporte juega su rol en la recuperación del país

El pasado enero, cuando aún no tenía energía eléctrica en mi hogar tras el paso del huracán María unos cuatro meses antes, me fui al estadio Hiram Bithorn en una de mis tardes libres.

Allí, disfruté de un partido de béisbol invernal entre Santurce y Caguas. Esa tarde me sirvió como un escape a la difícil realidad que vivíamos en el país. Muchos aún estábamos sin luz, y la recuperación era lenta.

Hoy, exactamente a un año del paso de María, el país aún se tambalea en su intento por ponerse completamente de pie. La energía eléctrica —con todo y sus apagones— se ha restablecido, pero los toldos azules por doquier y los semáforos apagados en las principales avenidas son un recordatorio diario de esas heridas que aún están abiertas a 365 días del huracán.

Pero, en medio de toda la incertidumbre y la difícil sanación, el deporte ha servido como un remedio para recordar el Puerto Rico de antes y, por un par de horas, sencillamente, disfrutar. Así me sentí en enero en el Bithorn, y fue una sensación que se repitió mientras disfrutaba de las ejecutorias de nuestros atletas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018. Además, previo a los Juegos, el Mundial de fútbol —aunque no tuvimos representación— también brindó una oportunidad para compartir, charlar y juntarnos para gozar de los partidos.

En estos días, en Arecibo y Bayamón la atención se vuelve a centrar en la serie final del Baloncesto Superior Nacional que se reanuda mañana. Mientras, en pueblos como Camuy, Cayey y Fajardo, por mencionar algunos, el Carnaval de Campeones del béisbol Doble A es tema obligado de conversación.

Las canchas y estadios se han convertido en centros de recuperación. Y así, el deporte ha jugado un papel fundamental en el bienestar mental de los boricuas.

Por eso, hoy 20 de septiembre, también toca agradecer a todos los que le hicieron frente a la tempestad y trabajaron para mantener vivo nuestro deporte. Lo fácil hubiera sido cancelar todos los torneos durante todo el 2018, o no enviar una delegación a los Juegos de Barranquilla. Pero no fue así, y todos están jugando un papel importante en la recuperación de Puerto Rico.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 15 de noviembre de 2018

A proteger nuestro béisbol como si fuera un monumento

Hace unos días comencé la lectura del libro Clemente, en la víspera de la gloria que publicó Néstor Duprey el año pasado. Es un libro diferente a los que ya se han escrito de Clemente, pues se enfoca en esa temporada de 1970-1971 de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico (hoy Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente o LBPRC) en la que el astro de los Piratas de Pittsburgh dirigió a los Senadores de San Juan.

💬Ver 0 comentarios