Henry Neumann Zayas

Tribuna Invitada

Por Henry Neumann Zayas
💬 0

El deporte tiene que conservar su autonomía

La intención de incorporar al Departamento de Recreación y Deportes dentro de la estructura del Departamento de Educación, no es un asunto que se pueda tomar livianamente como medida de austeridad fiscal. Si bien es cierto que la consolidación de agencias es parte del programa de gobierno del gobernador Ricardo Rosselló, y que procura reducir el tamaño de gobierno para que sea más eficiente y costo efectivo, es mi responsabilidad, como alguien que ha estado ligado al deporte puertorriqueño por más de cuarenta y cinco años, de protestar con todas mis fuerzas ante esta posibilidad.

El deporte es la sangre en las venas del pueblo de Puerto Rico. Los únicos momentos en los que todos nos unimos como un solo pueblo, una sola voz, un solo deseo, una sola causa, un solo corazón, es cuando respaldamos a nuestros atletas.

Tito Trinidad, Miguel Cotto, José Juan Barea, Mónica Puig, Adriana Díaz, el “Team Rubio”, Raymond Dalmau, Piculín Ortiz, Javier Culson, Jaime Espinal, Pachín Vicens y Teo Cruz, por mencionar algunos, nos llenan de orgullo y nos elevan como pueblo. Estos atletas han representado nuestra isla ante los gigantes del mundo. Nada más emocionante que ver el nombre Puerto Rico al frente de esas gloriosas camisas en eventos deportivos internacionales.

Llevar a los atletas al nivel que puedan producir esas grandes emociones, créanme es una muy ardua labor. A modo de ejemplo, tenemos el caso de quien para mí se ha convertido en la cara del deporte boricua, nuestra tenimesista Adriana Díaz. ¿Dónde estaría ella sin el respaldo del DRD? Es el Departamento de Recreación y Deportes el que viabiliza la existencia del Centro de Formación de Tenis de Mesa en Utuado, los viajes a China para que Adriana pueda entrenarse en las mejores escuelas y el respaldo para que pueda ser entrenada por su padre. Adriana es producto de una familia ejemplar y de un respaldo muy articulado de esta agencia de gobierno tan especializada.

El DRD hace posible que nuestros atletas internacionales puedan poner el nombre de Puerto Rico en alto. Pero la agencia cumple un propósito aún mayor: servir a nuestros niños y jóvenes con la programación deportiva que abarca esa labor de  transformación social que salva vidas y forma ciudadanos de bien.

He vivido toda una vida con el convencimiento de que el deporte es la mejor herramienta para rescatar a niños y jóvenes de ambientes negativos.  Les provee experiencias para que desarrollen disciplina, liderazgo y los valores para enfrentar los retos que se presenten en sus vidas.

Esa tiene que ser la función principal del DRD con sus programas deportivos en lugares en desventaja económica y social. Esta es una labor especializada que solo puede ser llevada acabo por deportistas. Como secretario de Recreación y Deportes, instituí el programa Cancha Abierta en los residenciales públicos, así como las ligas deportivas, Loíza Basketball, Vieques Basketball, Yauco basketball y Ponce Basketball. Son muchas las historias de grandes atletas, cuyas vidas fueron transformadas por el deporte gracias a estos programas. No abandonemos esta gran misión. No estreguemos estas vidas a quienes las reclutan como soldados desechables para su actividad criminal.

Señor gobernador, entiendo que el gobierno de Puerto Rico se ha convertido en una entidad muy grande e incosteable, pero el deporte es el deporte y tiene que mantener su autonomía por el bien de todos. Le pido que reconsidere esta medida y cuente conmigo para buscar alternativas que no afecten el futuro de nuestra niñez. 

Otras columnas de Henry Neumann Zayas

lunes, 2 de abril de 2018

Un hombre universal: Fufi Santori

El senador Henry Neumann recuerda anécdotas como baloncelista joven con Fufi Santori, a quien describe como hombre universal

💬Ver 0 comentarios