Pepo García

Tribuna Invitada

Por Pepo García
💬 0

El desafío de reconstruir a Puerto Rico

La primera gran crisis, que comenzó hace décadas y ha provocado un efecto cascada sobre asuntos medulares que afectan a Puerto Rico, es la social.

Así comenzó un deterioro de nuestra sociedad que ha llegado a niveles preocupantes con la combinación de la crisis económica y fiscal, y no menos importante, el duro golpe del huracán María. 

Puerto Rico atraviesa el peor momento de su historia y definitivamente como hicimos las cosas no funcionó.

Hacia dónde vamos y qué va a pasar está por verse. Sucede que existen muchos intangibles en medio de las crisis, por lo que no hay manera de predecir cuál será el Puerto Rico un año después de María y la situación se agrava por coyunturas históricas negativas en Estados Unidos.   

Ante el difícil panorama, debemos tomar en cuenta que para reconstruir este país se necesita atender de manera integrada todas sus crisis. Se ha planteado hace décadas un proyecto nacional donde estén representados todos los sectores políticos, privados y sociedad civil, y que puedan lograr compromisos a largo plazo. Eso no había tenido resonancia en un país dividido con unas luchas intestinas de enormes proporciones. Sin embargo, no acabar de unirse para enfrentar estos desafíos supone quedarnos precisamente donde estamos o en un peor escenario. Esa sería la peor tragedia que podría enfrentar este país.

Por eso, las generaciones que están viviendo esto deben, por primera vez, insertarse en el proceso de reconstrucción, porque van a llevar sobre sus hombros la carga más pesada y tienen la responsabilidad inalienable de procurar un mejor Puerto Rico.

Estas generaciones verán también como la isla se tiene que transformar en otro país. Entonces, verán si fuimos capaces de hacer, por lo menos, algo diferente.

En la población, pienso que la mayoría entiende que la indefinición de nuestro destino político es la razón principal de nuestros problemas. Pero en lo que se resuelve ese dilema, tenemos que reconstruir un mejor país. Será una gran pérdida de tiempo y energía no hacerlo.

Hay que actuar para reconstruir un mejor Puerto Rico y es indispensable una buena zapata con columnas de transparencia y vigas de credibilidad.

El 2018 será un año duro y también los siguientes porque el Puerto Rico que vivimos antes del 20 de septiembre de 2017 ya no será.  Ahora todo va a depender de que las nuevas generaciones utilicen otro molde para poder lograr un nuevo país. Ellos tienen la capacidad de hacer algo diferente.

Todavía no veo una luz al final del túnel, pero tengo la esperanza de que veremos unas generaciones de puertorriqueños que, motivadas por el cúmulo de las crisis sufridas, levantarán el país y seremos, por mucho, un mejor Puerto Rico.

"La esperanza es desear que algo suceda; la fe es creer que va a suceder y la valentía es hacer que suceda”, reza una vieja y sabia frase.

Reafirmo que unas generaciones de valientes resurgirán y lograrán que algo diferente suceda pronto. 

💬Ver 0 comentarios