Iván E. Colón

Punto de vista

Por Iván E. Colón
💬 0

El desempeño de los hospitales en Puerto Rico

En el artículo escrito por Joanisabel González sobre el desempeño de los hospitales en Puerto Rico se mencionan posibles razones que expliquen estos resultados.

Además de las que se citan, hay otras fuerzas que propician estos nefastos resultados. La más significativa es la presión que ejercen los pagadores, que impacta directamente los resultados. La presión consiste en que los hospitales y los médicos den de alta al paciente lo más pronto posible, causando que muchos pacientes no estén en condiciones estables para irse a su casa y que estando en su casa no puedan recibir la continuidad del cuidado suficiente para mantener su condición de salud estable y evitar el tener que regresar al hospital en poco tiempo, en readmisión.

También está el hecho de que la transición del hospital a la casa no es la más efectiva, causando interrupciones en tratamiento que motivan que el paciente vuelva a desestabilizarse.

Existe otro renglón importante, que el paciente requiera un ‘’referido’’ para ver al medico especialista. El paciente o sus familiares que no quieren pasar por este proceso burocrático impuesto por los planes prefieren no hacer la gestión de buscar el referido y de esta forma se limitan sus opciones de tratamiento. Al no accesar a su especialista, el paciente se va complicando en su condición y termina buscando solucionar la falta de acceso a su especialista acudiendo a una sala de emergencia donde terminen admitiéndolo, porque la inestabilidad o complejidad de su condición así lo requiere. Mientras el paciente esté admitido lo va a evaluar un especialista, sin necesidad de un referido, pero tenemos que reconocer que esta es la forma más ineficiente e inefectiva de recibir la evaluación y tratamiento que este necesita.

Por último y más importante, se menciona una cita de los autores del estudio donde estos indican que “los hospitales y los pagadores (planes médicos) pudieran trabajar en conjunto para reducir los incentivos perversos a los pacientes para sobreutilizar la sala de emergencia”. 

Pues claro que pudieran trabajar, pero como dice la gente en la calle, “del dicho al hecho hay un largo trecho”. De la forma que están configuradas estas fuerzas en el momento, el beneficio económico para los pagadores de imponer controles -como el uso de referidos para visitar especialistas, el revisar las estadías en el hospital y denegar el pago de los días que ellos consideran innecesarios- representan un impacto económico significativo  para que estos voluntariamente descontinúen estas prácticas. 

La bola está en la cancha de los pagadores. Ellos son los que establecen las reglas de pago y por ende los llamados a tomar la iniciativa de convocar a las partes. Los hospitales y los médicos están receptivos a trabajar con alternativas. Es cuestión de alinear intereses y buscar soluciones para mejorar estas importantes métricas de calidad. 

Otras columnas de Iván E. Colón

💬Ver 0 comentarios