Claudia Colón Echevarría

Punto de vista

Por Claudia Colón Echevarría
💬 0

El distanciamiento social y la cultura boricua

Las respuestas de los países afectados por la pandemia de COVID-19 han sido variadas. Luego de una respuesta inicial tímida, el gobierno de Wanda Vázquez Garced estableció un toque de queda para el país por dos semanas. Eso hizo de Puerto Rico la primera jurisdicción de los Estados Unidos en tomar medidas tan drásticas. Pero, ¿es realmente necesario un cierre total en Puerto Rico o está exagerando nuestro gobierno? ¿Cómo compaginamos esta nueva realidad con nuestra cultura?

¿Qué es el distanciamiento social y por qué están importante? 

El distanciamiento social envuelve el evitar contacto cercano con otras personas para evitar la propagación del virus y proteger a los grupos más vulnerables. Esta estrategia busca básicamente interrumpir la cadena de transmisión de la enfermedad. Más importante, previene que surjan muchos casos rápidamente y sobrecarguen la capacidad del sistema de salud. En otras palabras, el distanciamiento social, en combinación con las medidas necesarias de higiene, busca eliminar un efecto dominó. 

Las cuarentenas y el distanciamiento han funcionado durante otras pandemias agresivas cuando han sido implementadas en etapas tempranas. Por ejemplo, durante la pandemia de la influenza del 1918, la ciudad de Filadelfia celebró un desfile donde asistieron más de 200,000 personas y días más tarde más de 4,000 personas murieron de la enfermedad. Sin embargo, al mismo tiempo, St. Louis estableció protocolos estrictos de distanciamiento social y hubo menos de la mitad de las muertes que en Filadelfia.

¿Cuánto debe durar el distanciamiento social para COVID-19? 

Respuesta corta: depende. Mientras más medidas tomemos para controlar la propagación del virus, menos tiempo será necesario para su control. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos han recomendado la cancelación de eventos de más de 50 personas por ocho semanas. Además, debemos considerar que no conocemos cómo se comporta el virus y si existe la posibilidad de reinfección. 

Distanciamiento y la cultura puertorriqueña

El toque de queda presenta un reto grandísimo en una cultura en la que se saluda con un beso y un abrazo, y le encantan el chinchorreo y las fiestas familiares. En un país que sufrió durante el huracán María y sigue luchando con una secuencia sísmica. Unos abarrotan supermercados y otros subestiman la emergencia con una cerveza en la mano en La Placita. ¿Acaso no se dan cuenta de que esa salida innecesaria puede causarle la muerte a un familiar querido? 

Debemos mirarnos en el espejo de Italia y reevaluar nuestros comportamientos. Italia, que al igual que Puerto Rico cuenta con una gran población de personas mayores, ya ha reportado 2,500 muertos y más de 30,000 casos de COVID-19. Tenemos la oportunidad de tomar acciones contundentes con estrategias que han funcionado en otras pandemias. Recuerde, “en guerra avisada no muere gente”. 

Otras columnas de Claudia Colón Echevarría

💬Ver 0 comentarios