Sergio Gutiérrez Negrón
💬 0

El doble

Ignoré los primeros correos. Muy pronto, sin embargo, tras la consistencia y multitud, comencé a leerlos. Madres dedicadas, novios enamorados, e hijas detallistas me pedían insistentemente que, por favor, mencionara a sus hijos, novias, y padres el día de sus cumpleaños en mi programa de radio. Me escuchaban, decían, todas las mañanas de camino al trabajo o a la escuela. Me admiraban, decían, por mi humildad, por mi sentido del humor. Ojalá tuvieran la dicha de conocerme algún día, decían.

Comencé a admirar, de lejos, a quien muy pronto descubrí ser un tocayo exitoso en una isla hermana. Su carrera apenas comenzaba entonces, hace ocho años.

A esos primeros correos, siguieron aquellos que me recriminaron el silencio, que me acusaron de hipócrita, de farsante. Jugaba con los sentimientos de los radioescuchas, dijeron. Peor aún: mi silencio no sólo los decepcionó a ellos, dijeron, sino a sus hijos, novias, y padres, quienes esperaron por mis saludos en vano. Se me habían subido los aires, dijeron. Me iba a fastidiar, dijeron.

Intenté responderles. Les dije que tenían la dirección equivocada. Excusas baratas, respondieron. ¿Ahora me asustaba? Pues, qué bueno, dijeron.

Con los años, las redes sociales se multiplicaron y comencé a olvidar a ese, mi doble. Pero al tocayo le seguían escribiendo. Mientras su carrera ascendía, más agresivos los correos. Quienes antes parecían dulces admiradores, ahora sacaban garras.

Todo empeoró hace un año. El tocayo se casó con una modelo y la boda salió en los medios. Entonces, los correos se tornaron mórbidos. No mencioné a alguien en “mi programa”, y, el día siguiente, llegó la primera acusación sobre mi homosexualidad. Así, de la nada, comenzó la campaña de odio. Desde entonces, a través de las redes sociales, me asedian correos, fotos, acusaciones, amenazas constantes, insistentes. Y sólo puedo leer en silencio, responder, de vez en cuando, para defenderlo, ¿defenderme?, sólo puedo sorprenderme, cada vez más, ante la fanática violencia de nuestra admiración, ante la asquerosa homofobia que aún cunde estos, nuestros caribes.

Otras columnas de Sergio Gutiérrez Negrón

martes, 4 de septiembre de 2018

Caguas y el afán de la desmemoria

El escritor Sergio Gutiérrez comparte la vivencia de recorrer temprano su pueblo natal y alude a la desgracia del olvido por la ausencia de documentación de la historia de nuestros municipios

martes, 7 de agosto de 2018

Mala hierba

Sergio Gutiérrez Negrón alude a las pérdidas y ganancias de la migración, al reflexionar sobre el reto de sacar la hierba mala del jardín

martes, 3 de julio de 2018

Sed de historia

Sergio comenta su búsqueda de información precisa de nuestra historia reciente para armar una historia que explique el momento actual y la fuerza de un país en estado de sitio

💬Ver 0 comentarios