María Arce

Punto de Vista

Por María Arce
💬 0

El efecto mariposa de las elecciones en Argentina, ¿puede llegar a Puerto Rico?

Un proverbio chino dice: “El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”. En él se basó el meteorólogo del MIT Edward Lorenz para elaborar la teoría conocida como “el efecto mariposa”. 

A principios de 1960, el profesor Lorenz, durante una investigación sobre los sistemas meteorológicos, descubrió que las pequeñas diferencias en un sistema dinámico como la atmósfera podían desencadenar enormes y, a menudo, insospechados resultados.

Su teoría desbordó sobre otras disciplinas como la economía y este fin de semana, desde Argentina, volvió a quedar en evidencia. 

Una elección primaria local -el aleteo de una mariposa podría decir Lorenz- desencadenó enormes e insospechados resultados: la economía argentina se desplomó y con ella, se impactaron los mercados en Colombia, Chile, Uruguay, Brasil y México. 

¿Pero qué fue lo que pasó?

El actual presidente Mauricio Macri, de corte conservador, quedó muy por debajo del candidato Alberto Fernández, de corte de izquierda, en las primarias celebradas el domingo en Argentina. 

Aunque los dos pertenecen a partidos diferentes -Fernández corre con la expresidenta Cristina Kirchner como candidata a vice- las primarias en Argentina funcionan en los hechos como un ensayo de las elecciones nacionales que, este año, se celebran el 27 de octubre. 

Todas las encuestas previas a las primarias daban a la pareja Fernández-Kirchner una ventaja respecto de Macri y su compañero de fórmula Miguel Ángel Pichetto. Lo que nadie vaticinó es que la diferencia sería de 15 puntos. Una cifra muy difícil de dar vuelta en poco más de dos meses de las elecciones. 

Ante la posibilidad de que la expresidenta Cristina Kirchner y Fernández puedan volver al poder, los inversores, mucho más cercanos a las políticas de Macri, respondieron alejándose de los mercados argentinos. 

Algo similar ocurrió con los argentinos que no confían en la fórmula Fernández-Kirchner: se refugiaron en el dólar -la moneda eternamente preferida por ellos- e hicieron que la divisa saltara de $45 pesos el viernes pasado a $61 el lunes. 

Aunque finalmente el dólar cerró la jornada de ayer -la primera de los mercados tras las elecciones- a $57.30, el impacto fue enorme en la economía local (y regional). 

La oferta y demanda de todo tipo de bienes se paralizaron. Desde dealers de carros que dejaron de vender vehículos porque no están seguros a qué precio comercializarlos, hasta pequeños colmados que se negaban a vender bebidas importadas porque no saben si podrán reponerlas y a qué valor. 

La industria de la construcción tampoco se salvó. Ayer nadie quiso vender cemento, arena o ladrillos. Hubo negocios que bajaron los rolling doors y ni siquiera atendieron a sus clientes. 

El campo aguantó la liquidación de las cosechas a la espera de que se estabilice el dólar. Así, buscaban achicar las posibles perdidas.

Hay que tener en cuenta las subidas del dólar no tienen vuelta atrás en Argentina. Una vez que comienza la carrera, podrá bajar levemente, pero no regresará jamás a los 45 pesos de la semana pasada. 

La suba del dólar implica que el costo de las materias primas también se dispare de la noche a la mañana ya que la energía de la economía local está dolarizada, y ese efecto llegará más pronto que tarde a los ya alicaídos bolsillos argentinos. 

Por otra parte, los resultados electorales llevaron al desplome de los bonos del Río de la Plata, al igual que las acciones. El MERVAL (Mercado de Valores) fue víctima de una avalancha que le hizo sufrir su peor caída en 70 años. 

En Nueva York, el S&P Merval argentino cayó 48% logrando un triste récord: ser la segunda bolsa con mayor caída del mundo, solo por detrás de Sir Lanka en 1989, según la agencia Bloomberg. En Wall Street, acciones de empresas argentinas cayeron hasta un 56%. Un lunes negro sin dudas. Quien único se salvó -un poco- fue Mercadolibre, el “Ebay” argentino que tuvo una caída de solo 9.6% y que el martes recuperaba un 2.3%.

El kirchnerismo tiene un problema con el mundo”, dijo ayer el presidente Macri y está en lo cierto. Los inversores extranjeros no creen en las políticas económicas que ya implementaron en el pasado Cristina y Néstor Kirchner, fallecido en 2007,  y a las que adhirió Alberto Fernández que fue uno de sus jefes de gabinete.

Entre ellas, se destacan subsidios sociales descomunales -que garantizan votos-, un descomunal número de empleados públicos -que garantizan votos- y descomunales gastos estatales -que garantizan tantas cosas-. 

La encrucijada para Macri es que la mayoría de los argentinos parece tener un problema con sus políticas, a juzgar por el 47% de los votos que obtuvo su contrincante contra el 32% que lo apoyó.

Esos argentinos no están de acuerdo con sus políticas económicas que incluyeron fuertes -brutales en algunos casos- ajustes de tarifas de luz, agua y gas; recortes a muchos subsidios; y una incapacidad para contener la inflación que en lo que va del año acumula 23%.

Lo que Macri tampoco calculó es que la debacle en la economía tras las elecciones iba a ser tan fuerte que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro coquetea con la idea de abandonar el Mercosur, el bloque económico que forma junto a Argentina, Uruguay, Paraguay, y Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Guayana y Surinam como estados asociados. 

En Brasil, el índice Bovespa cayó 2%, empujado por la mala noche de su socio argentino. 

En tanto, al otro lado del charco, en Uruguay ya anticipan un fuerte impacto en el turismo. Balnearios como el lujoso Punta del Este perdería a los miles de turistas, sobre todo porteños, que cada verano cruzan el Río de la Plata para vacacionar allí. 

Con una Argentina más barata en dólares “obviamente que la competitividad de Uruguay se ve golpeada”, dijeron analistas consultados por el diario El País. 

“Pese a que Colombia no tiene una relación económica tan estrecha con Argentina, los efectos de su situación política se sintieron con rigor, sobre todo en el frente cambiario, en el que la divisa estadounidense repuntó cerca de 54 pesos, lo que llevó la tasa oficial para este martes hasta los 3.436,26 pesos”, destacó el diario El Tiempo. 

En México, el peso y la Bolsa fueron arrastrados por la crisis en Argentina. El dólar cerró 15 centavos más caro por culpa de la mariposa: a 19.87 pesos. 

Así las cosas, ¿puede el efecto de la mariposa argentina volar hasta Puerto Rico? El intercambio comercial entre ambos países es muy pequeño y todo indica que la isla se salvará de su impacto por el momento, aunque todo es muy reciente para asegurarlo: la mariposa argentina seguirá aleteando. 

María Arce nació en Buenos Aires. Es la subdirectora digital de GFR Media, magister en Periodismo y especialista en Comunicación y conflictos armados. Ha cubierto decenas de elecciones en su país y en el exterior.  

Otras columnas de María Arce

💬Ver 0 comentarios