Erasto Freytes

Tribuna Invitada

Por Erasto Freytes
💬 0

El efecto multiplicador del gol

El furor global que provoca la Copa Mundial de la FIFA, que inició ayer en Rusia, alcanza hasta a los reacios desconocedores del popular deporte del fútbol.  

Además de acelerarle el pulso y paralizar la vida de los fanáticos durante este mes, es vital reflexionar sobre el gran impacto del Mundial en los diversos aspectos de la economía, especialmente en la industria de la publicidad, el mercadeo y las relaciones públicas.  No es sólo el país anfitrión el que se viste de gala y se beneficia de la avalancha económica que acarrea la atención del planeta, sino que el efecto multiplicador del gol salpica lejos, hasta llegar a nuestras costas.

Aunque en Puerto Rico los deportes favoritos siguen siendo el baloncesto, la pelota y la política, el fútbol se arraiga más cada día y eso se refleja en las campañas de las marcas que se unen en múltiples ejecuciones en respuesta al favor del público.  Aunque existen debates sobre el tema, es indudable que uno de los grandes efectos de la publicidad sobre la sociedad es en el ámbito económico.

Recientemente, Zenith, una de las filiales de Publicis Groupe que cuenta con sobre 5,000 especialistas de medios en 90 mercados, reveló un estudio sobre el impacto de la publicidad a nivel mundial que traerá la Copa de la FIFA.  El torneo que se celebrará a partir de esta semana en Rusia le añadirá $2.4 mil millones al mercado publicitario mundial, según la nueva investigación de la agencia de planificación y compra de medios.  Alfredo Linares, Vicepresidente y Director de Medios de Zenith en Puerto Rico, nos reveló que en la Isla se estima que el furor de la Copa Mundial aportará alrededor de $3.5 millones adicionales a la inversión publicitaria total este año, lo cual representaría un 0.9% de la inversión total estimada para 2018.  

Estas cuantiosas cifras no nos deben extrañar cuando se trata de un evento que atrae enormes audiencias a través del mundo entero – alrededor de 3.5 mil millones de personas ven estos partidos en sus hogares en más de 200 países.  Otro aspecto relevante en torno a la aportación económica es que el evento ocurre durante una temporada en que, al menos en los países del hemisferio norte, las audiencias de televisión típicamente se encuentran en su punto más bajo. La publicidad emplea a miles de personas en el país y apoya artistas, escritores, fotógrafos y cineastas, que también se benefician de esta bonanza.

El sentido común nos dice que estas cifras pueden ser conservadoras, porque todos sabemos que más allá de las reuniones familiares para ver la Copa Mundial, se suma la oportunidad para los comercios y las marcas de atraer público, a través de la creación de campañas publicitarias y promociones en torno al evento. Aún para los que no entienden o siguen el juego, sin duda el efecto multiplicador del gol vale la pena porque aporta a una economía maltrecha y nos contagia de la alegría, tan necesaria para el país.

Otras columnas de Erasto Freytes

💬Ver 0 comentarios