Juan Guzmán

Punto de vista

Por Juan Guzmán
💬 0

El elector como centro del sistema

La siguiente columna es parte de una serie en la que los comisionados electorales se expresan sobre la reforma electoral considerada en la legislatura.

Nuestro ordenamiento electoral es el resultado del desarrollo de la aspiración democrática del pueblo puertorriqueño. El sufragio universal constituye el medio por el cual el pueblo expresa su voluntad en el ejercicio del poder político. Para transformar ese principio sustantivo en una realidad procesal, se crean mediante ley organismos y estructuras electorales que han sido revisadas de tiempo en tiempo para atemperarse a las realidades de una sociedad que evoluciona.

Es precisamente para atender las transformaciones sociales y las realidades económicas de nuestro tiempo que se promueve ante la legislatura el Proyecto del Senado 1314. El nuevo Código Electoral propuesto por el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, atiende la necesidad de actualizar nuestro sistema electoral. En términos generales, la Reforma Electoral promueve cambios en tres ámbitos principales: 1- convierte al elector en el centro del sistema electoral, 2- ordena cambios estructurales en la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) y 3- obliga a la CEE a implementar sistemas tecnológicos más eficientes. Todos estos cambios propuestos resultarán, a corto y a largo plazo, en economías.

Actualmente, los partidos políticos, bajo el principio de la desconfianza, controlan de forma hegemónica el acceso de los electores a los procesos relacionados con el derecho al voto. La legislación propuesta ordena el desarrollo de funcionalidades de acceso controlado y seguros a un registro electrónico de electores que permitirá a cada elector ser el propietario de su récord electoral. Con dicho acceso controlado y seguro el elector podrá realizar cambios para enmendar, corregir o actualizar su información.

El sistema actual, al cual responde la estructura de la CEE, concentra el poder y control del proceso electoral en los partidos, sin ni siquiera tomar en cuenta el resultado electoral. Partidos que no han logrado un respaldo electoral sustancial participan en la CEE en iguales condiciones que aquellos partidos que representan a la mayoría de los electores. El Proyecto del Senado 1314 atiende ese asunto tratando con equidad a los partidos en cuanto supedita su participación en la CEE al resultado de las elecciones.

De igual forma, la pieza legislativa transforma la estructura y administración de la CEE de manera tal que reduce las posiciones ejecutivas y limita las áreas de balance político a aquellas directamente relacionadas con asuntos estrictamente electorales.

Otro cambio importante es el requerir a la CEE la implantación de tecnología para atender asuntos administrativos y electorales. Estos tiempos requieren que las instituciones utilicen la tecnología como herramienta para ofrecer sus servicios y cumplir sus propósitos. De hecho, el proyectorequiere que la CEE implante el voto por Internet y el sistema de “lista electrónica de votación” para el registro de la firma del elector. Se oponen a estos cambios aquellos que temen perder la hegemonía sobre los procesos electorales, los que quieren limitar la participación electoral porque no creen en la democracia y los que hasta ahora han sobrevivido con los fondos de la CEE sin el respaldo del pueblo.

Otras columnas de Juan Guzmán

💬Ver 0 comentarios