Fernando Cabanillas

Tribuna Invitada

Por Fernando Cabanillas
💬 0

El engaño del láser intravenoso

Cuando mi colega, el Dr. José Dávila, me habló del láser intravenoso, no tenía idea de lo que era. “¿No lo has visto por televisión?”. Le respondí que no. Como no soy un entusiasta de la televisión, me lo había perdido. Sin embargo, gracias a las maravillas del internet pude recuperar el terreno perdido. 

Los invito a que ustedes también lo hagan, porque la experiencia es muy interesante. 

Primero debo hablarles de esta “novedosa” aplicación que es una forma de láser de baja energía (“low energy laser”) que se ha adaptado para uso intravenoso. Nos explican los “médicos adaptógenos”, que el asunto consiste en “…una terapéutica que contiene luz roja, amarilla, verde y azul. La luz tiene el poder de estimular puntos meridianos específicos en el cuerpo humano”. ¿Me siguen? ¿No? Pues no se sientan mal, pues yo tampoco entiendo bien esto de los puntos meridianos específicos, ni cómo funcionan esas luces. Probablemente es culpa mía, ya que estoy un poco atrás en cuanto a los últimos descubrimientos de la medicina alternativa. Es por esa razón que decidí que era hora de ponerme al día. 

En la televisión nos dicen que el láser intravenoso tiene muchas aplicaciones. Se puede usar para tratar diabetes, cardiopatías, dolor, fibromialgia, depresión, influenza, Chikungunya y condiciones autoinmunes (“sin color rojo”). Estoy citando directamente del sitio web y esto de “sin color rojo” no logré entenderlo. Al parecer, cada condición tiene un tratamiento con un color diferente. Me imagino que el color rojo tiene un efecto adverso sobre las condiciones autoinmunes y no se puede usar para tratarlas. Pero sigamos. Existen alegadamente otros usos: alergias, degeneración macular, hipertensión y “fatiga (‘ATP’)”. Conozco bien el ATP, pero no  entendí esto de “fatiga (‘ATP’)”.

Desde luego que el cáncer también se trata con el láser intravenoso. Y hay otras 11 condiciones, pero no los voy a aburrir. Si usted padece de alguna condición que no está en la lista de las enfermedades citadas, estoy seguro de que estos médicos “adaptógenos” lo pueden ayudar combinando otros colores del arcoíris, hasta dar con la cura para su enfermedad, ya sea el mal aliento, la impotencia o la eyaculación precoz. ¡Ea rayos!… ¡estos rayos son una verdadera panacea! 

Pero en serio, y dejando a un lado las bromas, ¿cómo es que funciona? Ya que me parecía extraño lo de los colores, fui a la literatura médica para aprender más del láser intravenoso contra el cáncer, y a renglón seguido les explico lo que descubrí: 

NADA. No pude encontrar ni un solo estudio de láser intravenoso para tratar el cáncer. 

Hay bastante literatura acerca de las aplicaciones del láser para el tratamiento de algunas condiciones, pero nada acerca del intravenoso. Los rayos láser se han usado como remedio paliativo para algunos tumores. Por ejemplo, un cáncer de pulmón que obstruye un bronquio se puede tratar paliativamente con rayos láser dirigidos directamente al tumor, pero nunca por vía intravenosa.

No es mi estilo ser demasiado categórico en mis conclusiones, pero en cuanto a la diabetes, infecciones, fibromialgia, trastornos autoinmunes y todas las enfermedades citadas, no hay absolutamente ningún estudio, ni datos en la literatura médica sobre el uso de láser intravenoso o ningún tipo de láser.

En los comentarios al vídeo que publicaron en internet, después del programa de TV sobre el uso de los rayos para tratamiento de la fibromialgia, prácticamente todas las personas que se manifestaron fueron mujeres desesperadas por los dolores que causa esa condición. Casi todas pedían el número de teléfono de los médicos adaptógenos, y preguntaban si los planes médicos cubrían el tratamiento. Debo advertirles que ninguno de los dos personajes que salen en el “infomercial”, promoviendo los rayos láser, son médicos, ni están autorizados para tratar pacientes. A pesar de que en la TV tuvieron la osadía y desfachatez de mencionar que el láser intravenoso está aprobado por la FDA, esto es un gran engaño. Y es por esta razón que los planes médicos no lo cubren, porque no es un remedio legítimo. De hecho, en EE.UU., la FDA ha intervenido con el uso ilegal de sistemas de “low energy laser” y han escrito una carta a los practicantes que concluye de esta forma: “Debido a que no cuentan con la autorización de la FDA, comercializar el Sistema de Terapia Anodyne (un tipo de “low energy laser”) con esas afirmaciones, es una violación a la ley.” 

El Ministerio de Salud de Venezuela, en octubre de 2010, dictaminó que “se abstendrán de conceder permisos para el funcionamiento de instituciones que practiquen este tipo de medicina … en las cuales se ofrecen terapias alternativas que curan cualquier tipo de enfermedad, sin ninguna comprobación de carácter científico”. Finalmente se prohíbe la venta de adaptógenos “de los cuales no hay evidencia científica que avale sus propiedades clínicas y farmacológicas”. ¿Será casualidad que un venezolano está a cargo de los adaptógenos en Puerto Rico?

Pregunto entonces: ¿los médicos adaptógenos en nuestra isla cuentan con la autorización de la FDA para aplicar esta terapia? Desde luego que no, y  por tanto confío en que pronto la FDA de Puerto Rico va a estar tomando cartas en el asunto, escribiéndoles una cartita al igual que lo han hecho en EE. UU. a los promovientes de esa modalidad.  

Tomarles el pelo a enfermos con trastornos tan serios como el cáncer y la diabetes es un crimen imperdonable. Y mi colega, presidente de la Junta de Licenciamiento y Disciplina Médica (JLDM), Dr. Freddy Román, supongo que les suspenderá la licencia a los médicos adaptógenos, porque no podemos permitir que la impunidad siga triunfando en tan delicado terreno. 

Si ni el FDA, ni la JLDM intervienen, me imagino que entonces el Dr. Víctor Ramos, presidente delColegio de Médicos, se interesará en este asunto esencial y lo pondrá en su agenda, ya que no creo que es válido ni moral que médicos generalistas estén tratando el cáncer. 

Hay algunos tipos de medicina alternativa, como el yoga y la meditación, que son modalidades legítimas y serias, y que pueden ayudar a los pacientes, pero el láser intravenoso no tiene base científica alguna. Si me he equivocado en mi análisis, les pido a los médicos adaptógenos que por favor me corrijan, indicándome dónde puedo leer acerca de algún estudio clínico que haya evaluado esta terapia de forma científica, y probado que funciona. 

He reservado para lo último lo que realmente me chocó más de esta terapia: los efectos de los colores. Nos explican los adaptógenos que “las luces azules estimulan las células madre.” Pero, ¿esto es en serio? Pensé que los azules ya habían desistido de eso. Y nos cuentan también que “las luces verdes mejoran la integridad de los… rojos”. Me alegro de que los verdes hayan podido ayudar a los rojos. Finalmente han descubierto una aplicación para los rayos láser intravenosos. Ya era hora de que los verdes se apuntaran una. 

Otras columnas de Fernando Cabanillas

domingo, 16 de diciembre de 2018

Más cerca la cura del Alzheimer

El doctor Fernando Cabanillas expresa que, según un descubrimiento científico, las medicinas para tratar el Sida podrían usarse contra el Alzheimer

domingo, 9 de diciembre de 2018

Médicos fumigados

El médico Fernando Cabanillas señala que no hay datos médicos que confirmen que las mujeres deben usar productos de algodón orgánico en lugar de los tradicionales

💬Ver 0 comentarios